Martes, 17 de Julio de 2018 | 18:45:09
03/07/2018

Nahir Galarza es la primera menor de 20 años condenada a prisión perpetua en el país

Desde la entrada en vigencia del Código Penal actual, nunca una chica tan joven había recibido la máxima pena.

 

Cuando le disparó a su novio, una noche de verano en Gualeguaychú, Nahir Galarza no imaginó que iba a entrar en la historia criminalística argentina.

Clorinda Sarracán tenía 26 años cuando un tribunal porteño decidió que sería colgada en la Plaza de Mayo. Se salvó porque los vecinos de Buenos Aires juntaron 7.000 firmas -de los 90.000 habitantes que tenía la ciudad en 1856- y porque su hábil abogado -Carlos Tejedor, luego autor del Código Penal- deslizó que la condenada podría estar embarazada.

Clorinda estaba casada con un artista italiano de 60 años con el que vivía en Santos Lugares. Tenía 5 hijos y un amor secreto con el capataz del campo, un hombre más joven, con quien planearon el asesinato del pintor.

Los sentenciaron a la horca, pero la hipótesis de un embarazo en curso hizo posponer la decisión hasta que se cambió la ley y se derogó la pena de muerte. Clorinda terminó condenada a 10 años de cárcel.

Cuarenta años después, en Quequén -una localidad rural frente a Necochea-, una mujer llamada Francisca Rojas fue hallada herida en la garganta junto a sus dos hijos muertos, en su casa. Ella acusó a un vecino de haberlos atacado a los tres con una pala, luego de que ella se negara a entregarles a sus hijos, un varón y una nena de 6 y 4 años, para que el hombre se los llevara a su ex marido.

En el relato de los hechos, agregó que el asesino se había apoyado en la puerta de madera antes de irse. Y allí estaba la marca de cuatro dedos ensangrentados.

Lo que Francisca no sabía era que la Policía de la Provincia estaba desarrollando un sistema creado por un joven oficial nacido en Croacia como Iván Vucétic -anotado en la Argentina como Juan Vucetich- para identificar a las personas por las huellas digitales.

Las marcas en la puerta eran de ella y Francisca terminó condenada: al verse descubierta, confesó que ella misma mató a sus hijos para no dárselos a su ex marido y que luego intentó suicidarse pero sólo se hizo un corte superficial en la garganta porque no se animó.

Ficha original. Francisca Rojas fue la primera condenada por sus huellas digitales.

 

Como la pena de muerte había sido derogada tras aquel caso de Clorinda Sarracán, la condenaron a "penitenciaría por tiempo indeterminado". Tenía 27 años y fue la primera persona condenada en el mundo por la evidencia de sus huellas digitales. Después de eso, el método infalible de Vucetich -las huellas dactilares son únicas de cada individuo y no se repiten ni en los gemelos idénticos- fue adoptado por el sistema penitenciario de Nueva York (1903), por el Ejército de los Estados Unidos (1905) y esparcido mundialmente por la Academia de Ciencias de París (1907).

Noventa años después, Claudia Sobrero, de 21 años, se transformó en la primera mujer en ser condenada a perpetua más reclusión por tiempo indeterminado contemplada en el Código Penal actual, que no existía cuando fue condenada Francisca Rojas, en 1894. El Código Penal -que quizá se reforme este año- fue promulgado en 1921.

Claudia participó del asalto y asesinato al dibujante Lino Palacio y su esposa, en 1984. Estuvo presa 21 años, hasta que salió en libertad condicional en 2006 y volvió a ser detenida al año siguiente por un robo callejero.

Claudia Sobrero, condenada por el asesinato del dibujante Lino Palacio.

Cuando salió otra vez, en 2012, se transformó en la mujer en pasar más tiempo encarcelada en la Argentina: 27 años.

Nahir Galarza enfrenta ahora una condena a perpetua con sólo 19 años, algo que nunca ocurrió antes para una mujer.

El juicio en Gualeguaychú fue una verdadera lucha dialéctica de la defensa de Nahir por negar la relación de pareja y afirmar la situación "accidental" de los balazos, aunque la pistola 9 milímetros del padre de Nahir fue disparada dos veces. La segunda bala que "se escapa por accidente", según Nahir, fue el punto más flojo de su posición.

Esta estrategia acerca de que "todo fue un accidente" -desde una relación que Nahir encasilla casi "casual" con la víctima (aunque fueron juntos de vacaciones a Rio de Janeiro con la familia de ella) hasta la secuencia de los disparos- no encajó en los argumentos de su defensa acerca de que se trataba de una relación atravesada por la violencia de género.

Fernando Pastorizzo tenía 20 años. Aquí, junto a Nahir, de 19.

Un accidente es un accidente igual aunque la autora de los disparos fuese maltratada por su novio. La presunta relación tormentosa que Nahir se empeñó en describir -desmentida por unos testigos y apoyada por otros- explicarían un asesinato intencional (por defensa, por emoción violenta, por estado de shock ante el maltrato constante) pero no un accidente.

La violencia de género es un atenuante para un homicidio intencional, y eso podría haber hundido la controvertida hipótesis del accidente, pero a su vez hubiese corrido a Nahir del fallo histórico de la perpetua hacia una pena menos dramática.

Tan lejos de los tiempos de Urquiza (presidente durante el caso Sarracán), Sáenz Peña (presidente durante el caso Rojas) o Alfonsín (cuando mataron a Lino Palacio), la Justicia de Gualeguaychú decidió este martes que esa adolescente rubia que lloró, jugó con su pelo o se pintó las uñas frente al tribunal durante las últimas semanas, entrase a formar parte de la historia criminalística argentina.



 

Fuente: Clarin

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

opinión

Ya en 2015 indicábamos desde el Partido Socialista que ni la UCR-Cambiemos y mucho menos Sergio Varisco eran la salida a los problemas de la ciudad. No nos equivocamos.

El secretario de Ambiente de Entre Ríos, Martín Barbieri, coincidió con los argumentos de los defensores del glifosato y dijo que “el problema es la mala aplicación” de los agrotóxicos. Está en contra de prohibir el veneno y avaló los postulados “BPA” que esgrimen las compañías como Monsanto, Bayer, Dow, BASF, Syngenta y DuPont para demostrar que no perjudican a la salud.

+ NOTICIAS