Lunes, 11 de Diciembre de 2017 | 08:36:40

Pronto sombra serás…

Hay que reconocerle a los mariscales de la derrota su capacidad de poner en acción a sus leales operadores troyanos en función de dividir la tropa y desactivar cualquier indicio de RENOVACIÓN que atente contra sus intereses personales.

 

Sin lugar a dudas que nuestro gran inconveniente consiste en que algunos de los “Tradicionales” dirigentes del Peronismo entrerriano, se niegan rotundamente a renunciar al privilegio de pertenecer a ese particular “sector vip” en el que fueron ubicados por quienes orquestaron la gran cooperativa política que supo consolidarse en nuestra provincia casi al mismo tiempo del advenimiento de la democracia.

Hoy nuevamente nos encontramos en una reversa histórica y con un diagnóstico más que claro, ya que en las urnas no solo hemos perdido una batalla electoral, sino que la cuestión de fondo pareciera ser mucho más profunda.

Hasta me animaría a decir que por subestimar al destino dejamos olvidado al costado del camino la batalla cultural que nos habíamos prometido dar luego de 12 años de conquistas sociales y políticas que fueron desplazadas por un gran globo de ensayo mediático, quedando la suerte de nuestro pueblo en manos de un feroz programa económico ejecutado por un empresario inescrupuloso que supo sacar provecho de cada uno de nuestros errores.

Pero mientras vemos como el liberalismo salvaje, en complicidad con los sectores políticos más reaccionarios, se comen las entrañas de la Nación, en las filas del Justicialismo seguimos entrampados en esta especie de proceso de decantación que se efectúa en cámara lenta, entre aquello que expresa lo viejo y malo que se resiste a morir y lo nuevo y superador que no termina de nacer.

Pero en el medio de tanta “crítica despiadada” hay algo que sí debemos reconocerle a los mariscales de la derrota.

Es justamente la capacidad de poner en el congelador el termómetro de las frustraciones colectivas, poniendo en acción a sus leales operadores troyanos en función de dividir la tropa y desactivar cualquier indicio de RENOVACIÓN que atente contra sus intereses personales.

No es casualidad que hoy los dueños del bolo nos prometan un nuevo paraíso democrático dentro del PJ, con internas ¿y sin dedocracia?

Lástima que se acordaron tarde, lástima que en ciudades como Paraná nos llenaron el álbum de figuritas repetidas y nos impusieron los “candidatos oficiales” para que un desdibujado Varisco coronara su regreso.

Lástima que luego evitaron la interna y armaron un Consejo Provincial de características similares a un club de viejos amigos, lástima que también se olvidaron de convocar al máximo órgano partidario para realizar algo que no sea un simple  simulacro de Congreso donde se pueda escuchar las distintas realidades, y discutir de manera democrática los lineamientos de nuestro partido, mas aun habiéndose realizado en marzo (como si se tratase de un premio consuelo) las elecciones en las que fueron elegidos los congresales de cada uno de los departamentos.

En fin, males como la negación, la soberbia y la falta de generosidad política parecen seguir siendo  piezas indispensables en este tablero de ajedrez donde el que siempre ha movido fue un solo jugador.

En un juego que ya no convence con un estilo que ya pronto sombra será…

 

 

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

Pese a que cuestan millones de pesos, no cumplieron la tarea para la que fueron elegidos. No presentaron una sola iniciativa de ley en 2017. El año pasado, muchos de ellos ingresaron un solo proyecto legislativo. Son Navarro, Toller, Darrichón, Valenzuela, Vázquez, Bisogni  y el sindicalista Ruberto.

+ NOTICIAS