Martes, 24 de Octubre de 2017 | 01:00:19

La represión PRO, ahora fue contra los maestros frente al Congreso

Así como ocurrió la semana pasada contra piqueteros que cortaban la Panamericana en medio de un paro nacional, anoche el gobierno de Macri mandó a sacar a palazos y con gas pimienta a maestros que instalaban una carpa frente al Congreso nacional.

 

Los docentes fueron reprimidos cuando intentaban una modalidad que les permitiera mantener el reclamo salarial sin afectar las clases. Iban a dar charlas y cursos públicos. El Gobierno de la Ciudad – PRO - comunicó que “hacían uso indebido del espacio público”.

La Ctera intentó armar anoche una escuela itinerante frente al Congreso Nacional. A la manera de la Carpa Blanca, el gremio buscó apelar así a una medida de acción alternativa a los paros como modo de sostener el reclamo. En la plaza ubicada frente a las escalinatas del Congreso, los docentes llegaron a montar el armazón de la escuela cuando desde el gobierno se ordenó reprimirlos. Efectivos de la policía federal, que desembarcaron en la plaza en varias combis, pertrechados con equipos antidisturbios, golpearon y tiraron gas pimienta contra los maestros –que en su mayoría eran mujeres–. Se llevaron también a cuatro detenidos.

La semana pasada, el Juzgado de Primera Instancia del Trabajo N° 58, a cargo de Dora Eva Temis, ordenó al Ministerio de Trabajo convocar dentro de un plazo de cinco días a la paritaria nacional docente, el principal reclamo de los gremios. En respuesta, el gobierno anunció que va a apelar el fallo, ratificando su decisión política de eliminar la paritaria. Esta situación, sumada a la reciente consulta en la que los maestros bonaerenses votaron en favor de impulsar medidas alternativas a las huelgas, había decidido a la Ctera a montar la carpa.

“Agotamos todos los caminos. Hay una Ley de Financiamiento Educativo que dice que el gobierno tiene que convocar a la paritaria. Hay además un fallo judicial que le ordenó hacerlo, y que también el gobierno desconoce. Tenemos 18 provincias con conflictos abiertos por las paritarias docentes”, señaló Sonia Alesso, la titular de Ctera, cuando todavía los efectivos de la policía no habían llegado para el desalojo y los docentes avanzaban con el armado de la estructura de la escuela itinerante.

 

Lo hacían sin cortar la calle, en el mismo espacio público que ocupó, hace veinte años, la carpa blanca. El sindicato había informado a la Jefatura del gobierno porteño que realizaría un acto en el lugar. Siguieron el trámite de rutina en estos casos: el viernes ingresaron un escrito para notificar a la administración porteña que este lunes harían un acto frente al Congreso. La idea era montar ayer la escuela itinerante, dejar en el lugar a una guardia de maestras e inaugurarla hoy, con una clase pública.

 Para acompañar el armado de la carpa fueron a la plaza del Congreso los principales dirigentes de la Ctera, como Roberto Baradel -titular además del Suteba, sindicato de los maestros bonaerenses- y Eduardo López, de la Unión de Trabajadores de la Educación, que agrupa a docentes porteños. También habían ido a respaldar el armado de la escuela itinerante unos 500 maestros de los dos distritos. La represión, por supuesto, era una de la posibilidades abiertas; sobre todo después del violento desalojo que sufrieron el jueves, día de la huelga general de la CGT, los manifestantes del sindicalismo de izquierda que cortaron la Panamericana.

 

La represión, en este caso, ni siquiera tuvo la excusa de un incidente como detonante. Primero mandaron a la plaza del Congreso a cuatro patrulleros de la comisaría sexta con la orden de frenar el armado de la carpa. Los docentes hicieron entonces un cordón humano en torno a la estructura a medio construir.

“Luche, que se escuche”, “No caímos / no caímos / a la escuela pública nosotros la elegimos” fueron algunos de los cantitos de respuesta a la policía. Los maestros –y eso fue muy claro para los que presenciaron el intento de armar la carpa– tenían una decisión nítida de no provocar nada que alentara la represión. Al hacer el cordón humano, tuvieron incluso el cuidado de no interrumpir el tránsito.

 Pronto aparecieron en el lugar funcionarios del ministerio de Ambiente y Espacio Público del gobierno porteño. Como el armado de la estructura avanzó, rodeado del cordón de maestros, mandaron a la policía antimotines.

En el desalojo, los efectivos cargaron en un cuerpo a cuerpo contra los maestros. Ocho de cada diez eran mujeres. Para romper el cordón, la policía les tiró gas pimienta a la cara. Hubo también manifestantes golpeados. Muchos debieron ser auxiliados por sus compañeros para poder alejarse del lugar, descompuestos por los efectos del gas. 

 Tras la represión, el macrismo explicó a su manera la actitud represiva. En un comunicado de prensa, el ministerio de Ambiente y Espacio público “informó” que “se evitó el armado de una estructura en la Plaza del Congreso” para el que “los gremialistas” no tenían “ningún tipo de permiso”. “Por consiguiente”, sostuvo el parte oficial, “se labraron actas de infracción por el uso indebido del espacio público”. Finalmente el comunicado  agregó, como si se tratara de una cuestión totalmente secundaria: “También se hizo presente personal policial y se les sugirió (sic) el desarme”.

Los cuatro docentes detenidos son Miguel Acuña, Juan José Mauro, Pablo Aschero y Carlos Díaz. Anoche, dos permanecían arrestados en la comisaría 6 y otros dos en la comisaría que tiene la Policía Metropolitana en Parque Patricios. Diputados de la Nación y legisladores de la Ciudad reclamaban en esas dependencias por su liberación. Les iniciaron causas por resistencia a la autoridad y lesiones. Luego fueron liberados.

Durante la jornada, el presidente Mauricio Macri había vuelto a criticar los paros docentes y reclamado a los dirigentes gremiales que busquen otros métodos que no afectaran el dictado de las clases. “Los paros se hacen desde hace diez años y ya se mostró que no sirven. Si hacemos las mismas cosas, no podemos pretender resultados distintos” fue una de las frases del discurso presidencial.

 

Para Roberto Baradel, una represión de este orden no se pudo hacer sin la venia de la Casa Rosada. “Nos dijeron que hubo una orden directa de la Presidencia de la Nación. La policía nos agredió, no hay ningún docente agrediendo a la policía. Nos pedían que modificáramos la protesta con una forma creativa y miren qué pasa.. Parece que ante cualquier palabra que al gobierno no le guste va a actuar con represión. Eso no es un gobierno democrático”.

Eduardo López agregó que “lo que quiere el gobierno es que aceptemos una propuesta salarial a la baja y la desmembración de la escuela pública. Le exigimos que respeten el derecho a reclamar. No queremos modificar nada que no exista en la Argentina desde el retorno a la democracia, desde el 83 a esta parte”.

La Ctera llamó para hoy a una asamblea de secretarios generales en la que definirán de qué modo seguirán con la protesta para reclamar el llamado a la paritaria nacional y la apertura de una discusión sobre el financiamiento educativo.

 

Fuente: Pagina 12

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

+ NOTICIAS