Sábado, 19 de Agosto de 2017 | 19:49:55

Subsidios para rugbiers, indiferencia para escuelas rurales

El subsidio de medio millón de pesos entregado a un club privado de Paraná para "posibilitar la práctica de rugby en horario nocturno", de cuya comisión directiva participa una funcionaria provincial, contrasta con el abandono en el que está sumida la escuela rural Patagonia Argentina, entre tantas otras. Mirá el video.

 

La semana pasada fue publicado en el Boletín Oficial de la provincia el Decreto Nº 3190 del Ministerio de Planeamiento e Infraestructura, que otorgó una "ayuda económica" de casi medio millón de pesos al Club Atlético Estudiantes de Paraná (en cuya Comisión Directiva participa con el cargo de Secretaria General la actual Directora del Instituto Becario Provincial, Mayda Cresto), para que la institución privada "mejore la iluminación del campo de deportes y pueda realizar la práctica nocturna de rugby". Esa "ayuda" se sumó a otra similiar otorgada en el gobierno de Sergio Urribarri para iluminar la cancha de jockey del club privado paranaense.

Esa decisión, contrasta con la indiferencia que reciben de parte de ese mismo Estado los alumnos y la única maestra que asisten a la Escuela N° 46 Patagonia Argentina, donde todo, a excepción de la vocación docente y el afán por conseguir un futuro mejor, es déficit y desidia,

Lejos de la burocracia estatal que concede subsidios a selectos clubes privados sin ponerse colorada, la escuela rural ubicada en el Paraje "Boca Las Piedras" en la zona de islas de Victoria, está literalmente abandonada.

A pesar de los numerosos reclamos de la pequeña comunidad educativa, respaldados por la seccional local de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos, no hay una sola respuesta del Estado.

Ni de la Dirección Departamental de Escuelas de Victoria, ni del Consejo General de Educación, ni de la Zonal de Arquitectura. No hay respuestas del gobierno provincial.

 

Las imágenes y el testimonio enviados a NOTICIAUNO por Pedro Miguel Gutiérrez, secretario general de Agmer Seccional Victoria, en un intento por lograr lo que hace meses no han podido a través de notas y llamados telefónicos -SER ESCUCHADOS POR LOS MISMOS FUNCIONARIOS QUE OTORGARON ESOS SUBSIDIOS- estremece.

Duele imaginar que en esas condicionas seis niños del nivel primario, dos del secundario y una sola maestra tengan que hacer frente a tantas adversidades. Y a pesar de eso, no perder la voluntad de enseñar ni la ilusión de aprender.

Sin agua, sin luz, sin ventanas. 

La desidia estatal envió computadoras, televisores e impresoras -adquiridas con dineros públicos- pero están bajo llave.

Porque no pueden utilizarse. La escuela no tiene electricidad. 

"Casi como una tomada de pelo le preguntaron hace unos días a la Directora cómo funcionaba internet", relata Pedro Gutierrez mientras filma, para mostrarle a la sociedad el estado deplorable de abandono.

Esta es una de las tantas escuelas rurales que tal como publicó NOTICIAUNO se veía imposibilitada materialmente de cumplir la famosa Resolución 2566 del CGE (hoy suspendida) que obligaba a los directivos a cargar -vía internet- una serie de datos para evitar descuentos en los salarios docentes.

¿Alguien con dos dedos de frente pudo haberlo exigido?

Una verdadera tomada de pelo.

En el establecimiento construido sobre pilotes, los techos están descascarados por la humedad, el revoque se cae a pedazos.

En una de las paredes hay un regulador de carga de baterías para operar un panel solar. Pero el panel solar tampoco funciona desde hace varios meses (se cayó y nunca volvieron a instalarlo).

La única docente que tiene la Escuela Patagonia Argentina "debe colocar todos los días el panel sobre la ventana para poder cargar la batería".

Las vetustas ventanas del aula se sujetan "con piolas que no resisten un viento".

"Esto indigna muchísimo cuando se habla de la calidad educativa", comenta Pedro mientras sigue filmando.

Si pretende tener agua -para desagotar los baños que están tapados porque tampoco funciona el sistema de bombeo, o incluso para lavar sus utensilios, porque la maestra "vive" en la escuela durante la semana-, la docente tiene que alzar una bomba muy pesada para extraer agua de la costa, caminando con la bomba en brazos unos cien metros.

Y si tiene suerte de extraer agua, debe acarrearla en tachos de 20 litros, que se ven en las imágenes.

"Es una mujer", dice Pedro, remarcando que hasta para un hombre ese peso es infernal.

Las condiciones de insalubridad en las que el Estado permite que viva la maestra durante la semana -duerme en la escuela- resultan indignantes.

La habitación donde debe dormir, ubicada a escaso medio metro del aula, tiene una camita vieja pegada a una ventana que no tiene vidrios. Los techos están muy húmedos y tienen moho. La heladera tampoco funciona. 

 

Mirá el Decreto que otorgó una "ayuda" al Club Atlético Estudiantes de Paraná "para que la cancha de rugby pueda tener luz durante las prácticas nocturnas":

 

Mirá el estado de la Escuela Patagonia Argentina de Victoria donde FALTA TODO, inclusive luz:

 

Fuente: Noticiauno

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

opinión

Después casi 9 años de la reforma constitucional, el diputado Sergio Urribarri –en cuyo mandato no se promovió ninguna iniciativa desde el Poder Ejecutivo para poner en movimiento los nuevos derechos y garantías constitucionales- se muestra preocupado por reglamentar el “derecho de réplica” consagrado en el artículo 13 de la Carta Entrerriana.

+ NOTICIAS