Martes, 12 de Diciembre de 2017 | 19:02:56
28/04/2017

El Estado provincial paga mejores salarios que el sector privado

Según datos del Ministerio de Trabajo de la Nación, los sueldos estatales son 30% superiores a los que abona el conjunto del sector privado en la provincia. En Entre Ríos hay 67 empleados públicos cada 1000 habitantes, mientras que en Santa Cruz y Capital Federal esa relación llega a 160 cada mil.

 

En medio de la crítica situación que atraviesa Santa Cruz, y la advertencia lanzada por el gobierno nacional que dijo que la cantidad de empleados públicos en esa provincia es "insostenible" -lo que el presidente Mauricio Macri resumió como "aguantadero de la política"- resulta interesante conocer qué dicen los datos oficiales.

Las cifras del  Ministerio de Trabajo de la Nación a las que accedió NOTICIAUNO, muestran que a diciembre de 2016  había en todo el país cerca de 3,5 millones de personas registradas en relación de dependencia en todos los niveles estatales (Nación, Provincias y Municipios).

De ese total, obviamente la mayor parte del empleo público se concentra en el ámbito provincial: el 66% (cerca de 2,3 millones de puestos), fenómeno que se explica porque las provincias tienen a su cargo los servicios de educación, la seguridad y salud pública.

A pesar de no prestar los servicios públicos esenciales, el gobierno nacional concentra el 21% del total de empleos públicos del país.

El 13% restante depende de los municipios (unas 452 mil personas).

Según el Ministerio de Trabajo, la Capital Federal lidera –junto a Catamarca y La Rioja- el ranking de las provincias con mayor cantidad de empleados públicos en relación a la cantidad de habitantes.

A diciembre de 2016, el distrito gobernado hace diez años por el partido presidencial (Pro) registra 160 empleados públicos cada 1000 habitantes, mientras que Santa Cruz tiene 159.

 

Mapa del empleo público

Si se mide la cantidad de empleos públicos en relación a la cantidad de empleos creados por el sector privado, Entre Ríos se ubica en la media nacional.

Al cierre del 2016, en siete de las 24 provincias se estimaron más empleados públicos que trabajadores registrados en el sector privado (como asalariado, monotributista, autónomo y ocupado en casas particulares).

En las “peores del ranking” se ubicaron Formosa, Catamarca y La Rioja, donde la relación es de 2 a 1, y hay 218 empleos públicos por cada 100 puestos de trabajo creados por el sector privado.

Le siguen Jujuy, Santiago del Estero y Chaco, con una proporción de 1,5 a 1,4 por 1 (164 públicos cada 100 privados)

En el medio, próximo a la unidad, o 50 y 50 se ubican Salta, La Pampa, Tucumán, Santa Cruz, San Juan, Misiones y Entre Ríos.

En Entre Ríos hay 88 empleos públicos por cada 100 puestos de trabajo registrados en el sector privado.

Santa Fe y Córdoba registran 44 y 41 empleos públicos por cada 100 puestos privados, respectivamente. Y en el mismo lote se ubican Buenos Aires, Mendoza, Río Negro y Chubut.

 

Si se mide la cantidad de empleos públicos en relación a la cantidad de habitantes de cada provincia, Entre Ríos se ubica apenas por encima de la media nacional (la media nacional es 51 empleados públicos cada 1000 habitantes).

Según los datos del Ministerio de Trabajo de la Nación, la mayor dependencia directa del Estado se da en las provincias del Norte, en el Sur y en Capital Federal.

De ese modo, las provincias de Catamarca, La Rioja, Jujuy, Tierra del Fuego, Neuquén, Santa Cruz y Capital Federal registran una relación que oscila en el 16%.

Tanto la pobre Santa Cruz como la rica Capital Federal, registran 159 y 160 empleos públicos cada 1000 mil habitantes respectivamente.

Es decir que la Buenos Aires que Macri gobernó durante ocho años (de 2007 a 2015) y la Santa Cruz gobernada por el PJ, están claramente por encima del promedio nacional.

En palabras del presidente, tanto Santa Cruz como la Capital Federal constituyen un “aguantadero de la política” (como las demás que integran ese lote).

Por el contrario, las provincias con menor concentración de empleados públicos fueron Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Misiones y Corrientes, entre el 6% y 7% de sus habitantes (donde hay entre 57 y 76 empleados del sector público por cada 1000 habitantes).

Apenas por encima del promedio nacional (51 cada 1000), Entre Ríos registra 67 empleados públicos cada 1000 habitantes, e integra el grupo junto a La Pampa, Río Negro, Chubut y Formosa.

 

 

Brecha salarial público privada

Casi la totalidad de las provincias pagan salarios similares o superiores a los que abona el conjunto del sector privado. En solo 9 distristos los sueldos que abona el sector público son inferiores a los que pagan los privados.

La Pampa (cuyo gobernador Carlos Verna impulsa la exención de Ganancias de sus empleados públicos) Chaco y Misiones registran salarios públicos que en promedio superan en un 50% a los del sector privado.

En el medio de la tabla, también superando a los salarios privados, se ubican Entre Ríos, la Capital Federal, San Juan, Salta, Córdoba y Buenos Aires, cuyos sueldos públicos están un 30 por ciento arriba de los que pagan los privados.

Los salarios públicos de Entre Ríos superan en 30,9% los del sector privado (a diciembre de 2016).

En el otro extremo, entre las provincias en las que sus empleados perciben remuneraciones inferiores a la media del sector privado, sobresalen La Rioja y Jujuy (salarios entre 35% y 25% menores a los privados), y en menor medida Santiago del Estero; San Luis; Catamarca, y Tucumán (entre 4 y 7 % abajo); mientras se equiparan en Río Negro; Santa Cruz y Chubut (estas últimas pagan sueldos similares al sector privado).

Fuente: Noticiauno

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

Pese a que cuestan millones de pesos, no cumplieron la tarea para la que fueron elegidos. No presentaron una sola iniciativa de ley en 2017. El año pasado, muchos de ellos ingresaron un solo proyecto legislativo. Son Navarro, Toller, Darrichón, Valenzuela, Vázquez, Bisogni  y el sindicalista Ruberto.

+ NOTICIAS