Sábado, 22 de Julio de 2017 | 11:48:14
18/05/2017

Con Bordet como anfitrión, gobernadores enviaron advertencias a Macri y al kirchnerismo

Ocho gobernadores almorzaron en la Casa de Entre Ríos. Pidieron que la Casa Rosada los tenga en cuenta en la "repartija" y no sólo en los pedidos de ajustes. Mandaron una señal al kirchnerismo después de años en los que Cristina armó las listas.

 

Fueron ocho los gobernadores del PJ, y un vicegobernador, los que se juntaron ayer en la Casa de Entre Ríos en Capital.

Acordaron, con el gobernador Gustavo Bordet como anfitrión del almuerzo, proponerse como actores centrales del peronismo en la próxima contienda electoral.

No planean, dicen, meterse en la pelea de otros distritos, Buenos Aires fundamentalmente, ni pelearse con la Casa Rosada a la que piden un reparto de subsidios "equitativo".

"Después de octubre vamos a empezar a trabajar por un nuevo peronismo". La frase resumió el tópico de la reunión, ante la certeza de que ese espacio necesita recuperar, de cara a 2019, el protagonismo que naufragó en la diáspora bonaerense.


"En octubre nosotros decimos que son elecciones distritales. Cada provincia va a elegir sus diputados, y eso también servirá para plebiscitar la gestión. Luego comenzaremos a reorganizarnos como un peronismo que tenga vocación de estar con la gente", proyectó el chaqueño Domingo Peppo, otro de los invitados a ese mitin que adquiere importancia en tiempos de escasez de fuertes liderazgos nacionales y dispersión de figuras, mientras la expresidente Cristina de Kirchner mantiene en vilo a la dirigencia ante una candidatura por la provincia de Buenos Aires.

Por su parte, Bordet consideró que fue "una buena oportunidad" para que los mandatarios se pusieran de acuerdo en el objetivo de "mejorar la calidad de las regiones y poder presentar propuestas electorales que posibiliten seguir gestionando como lo estamos haciendo".

En tanto, el gobernador de Misiones, Hugo Passalacqua, aseguró que "con los colegas nos comprometimos a seguir trabajando por un federalismo auténtico. Con gobernabilidad". Pero, además de la cuestión partidaria, los ejes del encuentro fueron el compromiso de otorgar "gobernabilidad" a la administración de Mauricio Macri y el debate sobre puntos en común respecto de la "coparticipación y el esquema de subsidios".

"Hay una brutal caída de los recursos nacionales que nos pone en alerta. No podemos ceder más", se quejaron en tándem. Y advirtieron que resistirán una eventual reforma tributaria que desaliente el nivel de Ingresos Brutos que cobran las provincias. "Primero hay que resolver cómo la Nación devuelve recursos que son de las provincias, y luego ver cómo esos fondos se distribuyen", coincidieron.

Juan Schiaretti resumió algo de lo que se habló: "Todos los subsidios que da el Gobierno nacional están aquí, en Capital Federal y en el conurbano, y eso significa al año $ 35.000 millones que la Nación pone para los habitantes de Capital Federal y el conurbano, en desmedro de las provincias". Y agregó que "como gobernadores peronistas, queremos impulsar y formar parte del proceso de reorganización del peronismo que, sin dudas, se va a dar después de las elecciones".

Todos, de buen diálogo con el Gobierno, hablaron de su compromiso para garantizar la gobernabilidad pero pidieron que se ayude a garantizar la propia, lo que el vicegobernador de Santa Cruz celebró e interpretó como una señal de apoyo para Alicia Kirchner aunque algunos hubieran preferido que no estuviera allí.

Según dijeron a El Cronista, por ahora cada cual se concentrará en la elección de su distrito y después de octubre reclamarán lugar en la interna del PJ, tal como lo están haciendo intendentes bonaerenses.

Coincidieron los gobernadores en la necesidad de mostrarse juntos para que la Casa Rosada los tenga en cuenta en la "repartija" (término usado por Schiaretti) y no sólo en los pedidos de ajustes. Y mandaron una señal al kirchnerismo después de años en los que Cristina Fernández, lapicera en mano, armó listas con un desdibujado Consejo Nacional Justicialista.

De la reunión convocada por Bordet participaron los gobernadores Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Juan Manzur (Tucumán), Lucía Corpacci (Catamarca) y Sergio Casas (La Rioja), además del vicegobernador de Santa Cruz, Pablo González. No estuvieron presentes Sergio Uñac (San Juan), quien se encuentra en China con la delegación presidencial, así como tampoco Juan Manuel Urtubey (Salta), que mantenía en ese mismo momento un almuerzo en su provincia con el ministro de Economía, Nicolás Dujovne. Tampoco participaron Gildo Insfrán (Formosa), Carlos Verna (La Pampa) y Mario Das Neves (Chubut). Aunque todos enviaron mensajes de adhesión.

 

 

Fuente: Ambito - Cronista

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

+ NOTICIAS