Sábado, 21 de Octubre de 2017 | 16:38:24
07/08/2017

Piden investigar a peritos de la policía que actuaron en el robo del estudio de Pagliotto

Peritos de la Corte Suprema de Justicia determinaron que “la puerta - del estudio jurídico- había sido violentada desde el exterior” y “quedaría descartada la alocada tesis de la policía local” sobre un auto atentado, dijo el abogado Rubén Pagliotto.

 

El abogado anticorrupción – investiga hechos que involucran al exgobernador Sergio Urribarri y su familia – sufrió un robo-atentado en el estudio jurídico que compartía con otros letrados en febrero de 2016. En medio de una importante cobertura mediática por los hechos que involucran a familiares directos y al propio Urribarri, circuló la noticia del robo al estudio de Pagliotto, pero peritajes de la policía provincial – bajo el mando del ministro Mauro Urribarri (hijo del exgobernador y también investigado)- descartaron el delito e informaron que la puerta fue violentada desde el interior intentando instalar la figura del auto-atentado para desprestigiar a los abogados que llevan adelante las causas.

Rubén Pagliotto, informó que la pericia que efectuaron los peritos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación respecto del robo ocurrido en febrero de 2016 en el estudio jurídico de calle Laprida de Paraná que compartía con Jaime Martínez Garbino e Iván Vernengo, “ya habría llegado al despacho del fiscal del caso y acuerda con la visión pericial de nuestros peritos: que la puerta había sido violentada desde el exterior”. Dijo que de este modo “quedaría absolutamente descartada la alocada y peregrina tesis de la policía local, manejada por Mauro Urribarri” respecto de que “la puerta había sido violentada desde adentro hacia afuera” dando a entender “que se trataba de un auto-robo o auto-atentado para desmerecer u opacar las denuncias y las actividades contra la corrupción que llevábamos adelante”. Al respecto, admitió que “llamó poderosamente la atención que este hecho violento sucediera poco después de haber hecho una denuncia de semejante volumen por enriquecimiento ilícito y otros delitos, fundamentalmente contra el ex gobernador Sergio Urribarri y otros integrantes de su familia”. Asimismo, reclamó que “debería haber una acción que emprenda directamente de oficio la Fiscalía o el fiscal a cargo de la investigación del robo al estudio, respecto del accionar de la policía, porque en definitiva hubo una maniobra clara de distracción para desviar y cambiar el foco de la investigación y ponernos a las víctimas como victimarios”. "Y también esperamos que se inicie una rápida información sumaria en la fuerza policial”, adelantó.

En declaraciones que reproduce Análisis, Pagliotto recordó que el robo al estudio “se produjo en febrero pasado” y mencionó que “a partir de allí se realizaron una serie de primeras medidas y la primera pericia que hizo la Policía –que no fue una pericia estrictamente- arrojó que la puerta había sido violentada desde adentro hacia afuera”.

Ante esto, rememoró que “nos disconformamos con esa opinión de la policía e inmediatamente hicimos un informe privado convocando a ingenieros y peritos particulares que dieron otra visión absolutamente opuesta: que la puerta había sido violentada desde el exterior”. Dicho informe “se envió al cuerpo de pericias de Córdoba –que es muy prestigioso en la Argentina- a la Policía Científica, que nos da la razón informando que la puerta había sido forzada desde afuera hacia adentro”.

“Como Fiscalía no se conformó y quedó una suerte de empate técnico, la cuestión se sometió al cuerpo pericial más prestigioso del país que es el cuerpo de peritos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, y me acabo de enterar esta mañana que esta pericia habría llegado al fiscal de la causa y que acuerda con la visión pericial de Córdoba y de nuestros peritos”, informó.

Ante esto, afirmó que de este modo “quedaría absolutamente descartada la alocada y peregrina tesis de la policía local, manejada por Mauro Urribarri” y admitió que “las sospechas siempre estuvieron puestas en gente que rodeaba al ex gobernador (Sergio Urribarri) porque precisamente esto sucede luego de la denuncia que presentamos junto al doctor Guillermo Mullet por supuesto enriquecimiento ilícito de Sergio Urribarri e integrantes de su familia”.

En ese sentido, reconoció: “Nos llamó poderosamente la atención que este hecho violento sucediera poco después de haber hecho una denuncia de semejante volumen por enriquecimiento ilícito y otros delitos, fundamentalmente contra el ex gobernador Urribarri”.

Respecto de las cosas que robaron del estudio, detalló que “había un dinero muy importante –entre 60 y 70 mil pesos- por cobro de alquileres de la inmobiliaria de la esposa de (Jaime) Martínez Garbino, y dinero de los abogados que no fue tocado; estaba desparramado pero no faltó ni una moneda; llamativamente de varias fotos y papeles que estaban debajo del vidrio de mi escritorio faltó exclusivamente la foto de mi hija, y también faltó un sobre que contenía toda la información que ya habíamos volcado unos días antes al fiscal (Alvaro) Piérola referida a la investigación sobre Martín Fernández, el ex funcionario a cargo del Instituto Provincial del Seguro y en el cual había unos 30 mil pesos de honorarios de un cliente, que se llevaron por azar porque en realidad lo que les importaba era la información y no el dinero”.

“También falta toda la información –que obviamente tenemos reproducida en varios lugares- relativa a un pormenorizado informe que se le hizo a la ministra (de Seguridad de la Nación) Patricia Bullrich, mucha de la cual se conoció en los medios pero nos reservamos aquella referida a la supuesta vinculación de la política entrerriana, del partido oficial, con el narcotráfico, y donde en algunos puntos aparecía mencionada la famosa banda de Los Monos de Rosario, y donde adelantábamos algunas cuestiones del narcotráfico local en vinculación marginal con la Municipalidad de Paraná y algunos otros modus operandi de Los Monos en Entre Ríos a través de la vía fluvial. También se llevaron información vieja que tenía que ver con mi anterior función como fiscal de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas de la provincia”, puntualizó.

Afirmó que a partir de este robo, “nuestras investigaciones se direccionaron a vincular directamente la denuncia que habíamos hecho y las investigaciones que estábamos llevando adelante con Guillermo Mullet con el evento criminal de nuestro estudio de calle Laprida, donde también se robaron una computadora de Jaime Martínez Garbino y unos pen drive que tenían información que ya había sido publicada o ya denunciada por Mullet, en la causa por las cosechadoras truchas y el jardinero presidencial”.

En cuanto a la pericia policial, Pagliotto señaló que “debería haber una acción que emprenda directamente de oficio la Fiscalía o el fiscal a cargo de la investigación del robo al estudio, respecto del accionar de la policía, porque en definitiva esto debe llamar al atención en dos aspectos: hubo una maniobra clara de distracción para desviar y cambiar el foco de la investigación y ponernos a las víctimas como victimarios”. “El mensaje que se quiso dar entre líneas, aunque no se explicitó, es que nosotros forzamos la puerta como si hubiera sido un auto-robo o un auto-atentado para desmerecer u opacar las denuncias y las actividades contra la corrupción que llevábamos adelante”, analizó.

“Esperamos con los demás abogados que fuimos víctimas que la misma Fiscalía inicie investigaciones contra los peritos que produjeron eso que no fue estrictamente una pericia, sino que fue un informe. Y también esperamos que se inicie una rápida información sumaria en la fuerza policial”, sostuvo el abogado.

 

Fuente: Análisis

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

+ NOTICIAS