Jueves, 23 de Noviembre de 2017 | 17:04:22
30/10/2017

Renta Financiera: quedaría fuera del nuevo impuesto la compra venta de acciones

El proyecto de reforma impositiva que se dará a conocer este martes contempla un nuevo impuesto a la renta financiera que no gravará las acciones y podría aumentar la deuda de las provincias y la tasa de interés. Subirán las alícuotas de algunos tributos internos y se gravarán servicios que hasta ahora estaban exentos.

 

El presidente Mauricio Macri presentará este lunes los lineamientos generales del  plan de “reformas económicas e institucionales” ante un auditorio multisectorial constituido por unos 150 empresarios, gobernadores, gremialistas, dirigentes opositores, jueces, académicos y líderes religiosos.

Por su parte, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne presentará mañana en sociedad y ante los gobernadores en la reunión del 9 de noviembre, el proyecto de reforma impositiva que, según fuentes de la Casa Rosada es “un proyecto fiscalmente conservador” que busca, básicamente, que no se pierda recaudación.

En otras palabras, si la sociedad en general está esperando una baja generalizada en la presión tributaria que hoy supera el 45% general, se verá defraudada. Sí puede haber buenas noticias para el sector privado industrial que tendrá, si elige reinvertir resultados, una baja en la presión impositiva de 35% a 25%, de manera gradual y en un plazo de 4 años.

 

Nuevos impuestos

Renta financiera será considerado como un impuesto nuevo, no relacionable con Ganancias ni con el IVA. Tendrá, al menos en una primera etapa, una alícuota del 5% que se le añadirá a la rentabilidad que obtengan a algunos de los inversores del sistema financiero al finalizar la operación.

Se aplicará a las operaciones por más de 1,4 o 1,5 millones de pesos (el monto se definirá a último momento) o a los intereses que superen una rentabilidad de 55.000 pesos.

Estarán incluidos en el nuevo impuesto los tenedores de depósitos a plazos y títulos como Lebac (se estudia aún si el resto de las colocaciones en bonos locales ingresarán), pero quedará fuera la compra y venta de acciones en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Por su parte, la distribución de dividendos de las empresas cotizantes pagarán los impuestos correspondientes, que también se proponen modificar con la nueva ley.

El anuncio de la creación del nuevo tributo sería uno de los capítulos del mensaje de hoy de Mauricio Macri a legisladores, gobernadores, empresarios y sindicalistas y busca un doble efecto. Por un lado, obviamente, aumentar la recaudación. Pero, además, el macrismo busca un golpe de efecto político hacia parte de la oposición, especialmente el massismo, que siempre impulsó este impuesto como cambio imprescindible en cualquier esquema fiscal equitativo.

 

Preocupación en las provincias

A las provincias y empresas les preocupa la judicialización que podría abrirse por el cambio de las condiciones de emisión de los títulos públicos ya colocados.

Es que el prospecto de emisión de los bonos provinciales y corporativos indica que "los cambios impositivos están a cargo del emisor", así que "el tenedor puede hacer juicio". Y se generaría una deuda de los emisores hacia los tenedores por los nuevos impuestos que tuvieran que pagar.

En tanto, el Banco Central espera que el impuesto se pague sobre la ganancia real y que sea sobre varios activos, para que sea neutral el impacto sobre las Lebac. "Si el inversor cobra menos, habrá que subir la tasa", explicaron, sobre un activo que se utiliza en la política monetaria para bajar la inflación.

 

La reforma también propone cambios importantes en impuestos internos y en el IVA para sectores con presión impositiva. En el primer caso se aplicarán nuevas alícuotas (y obviamente más altas) a las cervezas, vinos, bebidas espirituosas y al champagne (que por algún motivo misterioso tiene baja presión) y, también, a las gaseosas, bebidas isotónicas y aguas saborizadas. Se estudia también aplicar impuestos mayores sobre los cigarrillos.

Comenzarán a pagar IVA del 21% los sectores de servicios por internet pagados en el país (tengan o no residencia en la Argentina), lo que incluye Netflix o Spotify, así como los contratos en el comercio electrónico de servicios intangibles en portales como Mercado Libre, OLX, Alamaula, etc.

Por iniciativa de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), se incluirá también una nueva ley de "Revalúo", que incluye un nuevo mecanismo de actualización de los activos que están alcanzados para calcular los Impuestos a las Ganancias y Bienes Personales, y que incluyen inmuebles de todo tipo, bienes muebles amortizables, vehículos de todo tipo, acciones y participaciones accionarias en empresas de cotización cerrada, derechos de todo tipo (incluyendo a autor y concesiones), obras de arte y de colección, etc. Este "revalúo" incluye tanto a empresas como particulares y se aplicará sobre ejercicio vencido. Esto es, si la ley se aprueba en 2018 se comienza a ejecutar en 2019. Las alícuotas que se aplicarán irán de 5% a 15%, dependiendo el bien que se "revalúe". Este mecanismo deberá ser interpretado como una alternativa a la aplicación del "ajuste por inflación" que está suspendido por ley desde 1992 desde la misma creación de la ley de convertibilidad. Se estima que la aplicación del nuevo esquema impactaría entre el 5% y 10% del valor del bien.

 

 

Fuente: Ámbito

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

+ NOTICIAS