Viernes, 20 de Julio de 2018 | 15:48:38
14/01/2018

La Oficina Anticorrupción puede complicar a Etchevehere por el bono

El organismo que preside Laura Alonso prepara un duro dictamen contra el ministro por haber cobrado un "bono" de 500 mil pesos a la Sociedad Rural. Se supo que en realidad Etchevehere había pedido 1 millón de pesos. 


La Oficina Anticorrupción que preside Laura Alonso elabora un duro dictamen contra el ministro entrerriano Luis Miguel Etchevehere por haber cobrado un "bono" de 500 mil pesos a la Sociedad Rural que podría generar un malestar en el propio gabinete de Mauricio Macri. 

Hasta ahora, en el Gobierno tuvieron la estrategia de salir a defender al ministro. El propio Marcos Peña debió hablar luego de que Etchevehere fuera denunciado penalmente y aseguró que no había "ningún problema de incompatibilidad".

Sin embargo, como publicó Clarín, Alonso ya no pudo evitar hablar del tema y confesó su "enorme incomodidad ética" por lo que se sabe hasta el momento, aunque aclaró que precisará mayores datos para tomar una definición.

Según esa información, Alonso dará a conocer un dictamen que pondrá en apuros al Gabinete porque apunta de modo directo a Etchevehere, al considerar que el bono de $500 mil que le pagaron antes de asumir como ministro se trató de una "retribución excepcional" que no estaba prevista en su contrato de trabajo, agravado por su nueva función. 

Ante este escenario que se avecina complicado para el ministro, se supo ahora que en realidad la solicitud de Etchevehere había sido el doble de dinero. 

El dirigente no dudó ni un instante cuando en octubre pasado Peña le ofreció ser titular de la cartera de Agroindustria -un cargo que ya se venía preparando para tener desde la asunción de Macri- pero había algo que no le cerraba: recibir un sueldo considerablemente menor al que tenía como presidente de la SRA. 

Por eso, una vez que fue presentado en conferencia de prensa como ministro, el dirigente había pedido que la "compensación" de su antigua entidad fuera de 1 millón de pesos.

La cifra no es aleatoria: como ministro de Agroindustria, Etchevehere cobra unos $140 mil por mes, mientras que como presidente de La Rural ganaba $240 mil. El tema es que le faltaban 10 meses para completar su tercer mandato como titular de la entidad.

Por eso lo que intentó -según reconstruyó LPO a partir de varias fuentes- es que la entidad que presidió durante cinco años (2012/2017) se hiciera cargo de esa diferencia de $100 mil por mes por el equivalente a 10 meses que le restaban como presidente (en total da $1 millón).

Por obvias razones, pidió que el millón de pesos le sea abonado por adelantado en un solo pago lo que se enmarcaría, de igual manera, en el delito de "dádivas" establecido en el artículo 256 del Código Penal.

Como el "pedido" o más bien exigencia de Etchevehere a la SRA fue tan inapropiado, se llegó a una votación en tiempo récord en la Comisión Directiva que terminó ganando el ministro por apenas tres votos y que ahora dividió por completo a la entidad.

La revelación del bono tuvo tal impacto que se generaron todo tipo de contradicciones. En primer lugar en la SRA intentaron explicar que se trataba de una "contingencia impositiva". Pero al rato comenzaron a hablar de una "liquidación final de haberes".

El presidente de la SRA, Daniel Pelegrina, también tuvo que salir a intentar explicar lo inexplicable ante la rebelión que hay en la entidad y en las filiales del interior donde exigen que Etchevehere devuelva los $ 500 mil.

En ese marco y tras la defensa de Peña, Alonso se apuró y comunicó que "no encontró incompatibilidad" en el pago del bono a Etchevehere. Algo que quedaría desmentido en su próximo informe. 

Fuente: LPO

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

opinión

Ya en 2015 indicábamos desde el Partido Socialista que ni la UCR-Cambiemos y mucho menos Sergio Varisco eran la salida a los problemas de la ciudad. No nos equivocamos.

El secretario de Ambiente de Entre Ríos, Martín Barbieri, coincidió con los argumentos de los defensores del glifosato y dijo que “el problema es la mala aplicación” de los agrotóxicos. Está en contra de prohibir el veneno y avaló los postulados “BPA” que esgrimen las compañías como Monsanto, Bayer, Dow, BASF, Syngenta y DuPont para demostrar que no perjudican a la salud.

+ NOTICIAS