Martes, 17 de Julio de 2018 | 18:35:30
04/07/2018

Gainza “actualizó” su celular justo en los días claves para la investigación

El concejal del PRO, Emanuel Gainza, está imputado por adquirir droga para repartir en Paraná y Concordia. El juez Leandro Ríos le preguntó “por qué no tiene llamadas ni mensajes en su IPhone entre el 3 de marzo y el 17 de mayo”. La respuesta del edil fue que casualmente realizó una actualización del equipo.

 

Durante su declaración indagatoria de este martes, el Juez Federal Leandro Ríos le informó al concejal Emanuel Gainza (PRO Cambiemos) que lo considera parte de la banda de narcotraficantes que lideraba Daniel Celis “en carácter de adquirente de droga para distribuirla en las ciudades de Paraná y Concordia”.

Los integrantes de esta gavilla “comercializaron de manera conjunta y organizada –entre sí y con personas cuya identidad y rol aún no se ha podido establecer –estupefacientes ­cocaína­ en diversas cantidades, asumiendo y ejerciendo diversas funciones de organización, financiación, provisión, distribución, aprovisionamiento, almacenamiento, abastecimiento, venta, reventa y compra del referido tóxico a distintas personas en la ciudades de Paraná y Concordia de la provincia de Entre Ríos” con mercadería ilegal proveniente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sostuvo el magistrado, según la información a la que accedió la agencia Apf.

Para Ríos: “Sergio Fausto Varisco, Héctor Pablo Hernández, Griselda Noemí Bordeira y Emanuel Gainza adquirieron, entre los días 20 de abril y 2 de mayo de 2018, la cantidad de al menos 6 panes o ladrillos de cocaína al precio de entre $150.000 a $165.000 por cada uno de ellos, con la finalidad de distribuirlos en las ciudades de Paraná y Concordia”.

 

Leé más: "Narcomunicipio: nuevos detalles escalofriantes de la conexión entre Cambiemos y Celis"

 

La indagatoria comenzó con una larga exposición de Gainza, en la que brindó detalles de una jornada clave para la causa: el viernes 27 de abril, cuando se produce la operación por la cual la exesposa de Daniel “Tavi” Celis, Luciana Lemos, habría recibido de manos de la funcionaria municipal Griselda Bordeira y del concejal Pablo Hernández la suma de 40 mil pesos, entregados en la Municipalidad.

Gainza se apoyó en una “línea de tiempo” que dijo haber confeccionado con su “equipo”, para explicar lo que sucedió en los días 25, 27 y 28 de abril pasado cuando, según la indagatoria de Luciana Lemos, ella, a pedido de Daniel Celis, intensificó tratativas con Gainza, Hernández y Bordeira para hacerse de dinero de la Municipalidad de Paraná.

El juez Ríos le realizó 12 preguntas.

La primera pregunta fue por qué no hay llamadas ni mensajes en su IPhone entre el 3 de marzo y el 17 de mayo. La respuesta del concejal fue que realizó una actualización del aparato.

Fue “una casualidad. Además yo no sabía que tenía relevancia no poder actualizar o recuperar el back up de mi celular al momento de hacer la actualización, yo no sabía que estaba citado como testigo o que podía ser relevante la información (…) si hubiera sabido que tenía relevancia para la investigación y si hubiera querido ocultar algo hubiera borrado una aplicación, o un chat o una llamada… pero la actualización es del back up completo del teléfono, lo garantizo y fue por un solo dispositivo, que es el celular, no lo hice en el Ipad”, explicó.

Luego, el magistrado lo indagó sobre si conocía a Luciana Ernestina Lemos (expareja de Calis). “No la conozco, si no hubiera sido por las noticias no la podría identificar”, respondió Gainza.

Después le preguntó si conocía a Daniel Celis y le pidió que brinde detalles. “Lo conocí en el marco de la campaña electoral 2015 (…) parte de mi rol encabezando la lista de concejales era participar muy activamente en las actividades de la campaña. Hubo muchísimas recorridas puerta a puerta, actos y en ese marco conocí a Celis como a otros referentes barriales. Yo lo conocí de la compaña, me lo presentó el concejal Pablo Hernández” (el concejal que está procesado en la causa con prisión preventiva).

“El grupo político de Celis – prosiguió Gainza – era uno de los que estaban en la seccional 10 y 11”. Su trato en la campaña fue con Celis y su grupo (dentro del cual estaba Cristian Silva) era la entrega de pasacalles, boletas “y no mucho más. Esa era nuestra participación, era un grupo político que se ocupaba del desarrollo territorial de las zonas de San Agustín y zonas aledañas. Una vez concluida la compaña nosotros no tuvimos más actividades proselitistas”, especificó.

En ese marco también dijo haber conocido a la actual pareja de Celis, Fernanda Orundes Ayala. “Era parte del grupo del Movimiento Vecinalista Oeste. Ella coordinaba el grupo de mujeres y actividades solidarias y estaba presente en todas las actividades de campaña de la zona. Luego no tuve trato, sé que fue a mi oficina a pedir una entrevista conmigo pero nunca me junté con ella o me volví a encontrar con ella”.

A Alan Viola, el empleado municipal que para el Juez era el vínculo entre Celis y Varisco para la remisión de dinero que financiaba la actividad criminal, lo conoció “de vista en la campaña”, afirmó Gainza, tras lo cual consignó que se enteró que era inspector de tránsito “por los medios”.

Ríos también lo indagó sobre cómo se financió la cena que se realizó en la campaña del 2015 en el Club 17 de Octubre. Esta es la actividad que Lemos, en su ampliación de indagatoria, dice que Celis le pagó a Gainza. La respuesta del Concejal fue: “Desconozco. Yo concurrí a esa cena, si es la misma que yo digo, con la diputada nacional Cornelia Schmidt Liermann y Mauricio Devoto. Digo esto porque esa tarde habíamos presentado un libro y el intendente Varisco nos invitó a la cena y también nos llegaba la invitación a través de un grupo de whastapp de candidatos a concejales. Recuerdo que estaba presente Celis”, agregó.

El juez le preguntó también sobre el acuerdo que se habría dado entre Celis y Varisco a comienzos de septiembre del año pasado, pero Gainza negó conocer su existencia. “No tengo idea, no me consta”, fue su respuesta.

Luego, Ríos le pidió conocer cuál es el vínculo que mantiene con la Secretaría de Relaciones Institucionales del Municipio (área que fue allanada la semana pasada). También quiso conocer la cantidad de asesores que tiene y, puntualmente, le preguntó tareas y remuneración de dos integrantes de su equipo: Maximiliano Martín Rodríguez Paulin y Juan Manuel Hernández.

 

El trato con Luciana Lemos

Un apartado especial de la indagatoria fue el esquema que recreó Gainza de las jornadas del 25, 27 y 28 de abril pasado, cuando según la indagatoria de Lemos ella, a pedido de Celis, intensificó tratativas con Gainza, Hernández y Bordeira para hacerse de dinero.

El Juez le preguntó por el llamado del 25 de abril que le hace Lemos a las 10:58 que, según la ex de Celis, era para cobrar la deuda por los aportes de campaña. Este llamado no fue respondido. “Puede ser una llamada perdida como muchas que tengo. Generalmente cuando el teléfono no está agendado ni yo ni nadie de mi equipo lo atiende. Y en ese momento en particular estábamos en una conferencia de prensa en la Casa de La Costa, como exhibo en fotografías que aporto”, declaró Gainza.

Al comienzo de su indagatoria, Gainza había indicado que junto a su equipo habían reconstruido la secuencia temporal del 27, cuando se habría producido -entre la mañana y la noche- la operación de entrega de 40 mil pesos por parte de Bordeira y Hernández a Luciana Lemos, y el 28, cuando se producen llamados cruzados entre Gainza y el concejal Hernández, desde la mañana hasta la tarde.

El itinerario del 27 de abril que el concejal macrista le dio al Juez es el siguiente:

16:20: su chofer lo pasa a buscar para ir a esperar al Aeropuerto al ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto.

17:10: recibe al funcionario nacional en el VIP del Aeropuerto.

17:43: en camino desde el Aeropuerto hacia el local partidario del PRO, publica un tuit. Junto a él y a Avelluto iba el diputado provincial de Cambiemos, Esteban Vitor.

17:52: llegan al local y dan entrevistas a Canal 9 y LT14. Luego brindan una charla.

18:46: van al Museo de Bellas Artes donde se realizaba la exposición que motivó la visita de Avelluto. Diez minutos después, parte a entregar un reconocimiento a la comparsa Salgueiro.

19:10: manda un mensaje indicando que en la comparsa bajaría 10 minutos a hacer la foto y luego continuaría viaje hacia Seguí.

21:40: habla en el acto partidario en Seguí, tras lo cual terminal su jornada.

Al día siguiente, su recorrido comienza con un encuentro con Martín Wilde (colaborador de Gainza y empleado de LT14) con quien va primero hasta la emisora estatal a presentar un programa de adultos mayores y luego se dirigen juntos rumbo a Plaza Mariano Moreno. En el trayecto, recibe la primera llamada de Hernández. En el registro judicial figura a las 9:45 y dura 2:45 minutos.

La explicación de Gainza es que Hernández le pide una gestión porque no le facilitaban el local de SUBE por lo que se compromete a hablar con el responsable, Leandro Fernández, un empleado que le responde políticamente.

Al llegar a la plaza, le entrega el celular a un colaborador. Ingresaron dos llamados más de Hernández (12:07 y 13:09 hs.), que no contestó porque “estábamos pintando la plaza”, argumentó. Esto lo llevó a una conversación por whatsapp con Fernández para que le facilite el local a Hernández.

En este punto, el Juez Ríos lo interrumpió para preguntarle por los registros borrados de su IPhone, por lo tanto Gainza no aclaró a qué se debían los llamados que él le hace a Hernández a las 18:55 (sin respuesta) y 18:56 (45 segundos de charla).

 

Al responder preguntas efectuadas por su abogado defensor, Humberto Franchi, Gainza negó haber comprado un kilo de cocaína a fin de distribuirlo con fines políticos.

Luego, Franchi le dio pie para que especifique su vínculo con la Unidad Municipal Nº 2, que Celis habría tomado como base para sus operaciones. “Nunca intervine, ni aconseje ni tuve ninguna injerencia en la contratación (de personal) de la unidad 2 y no sé si alguien tenía injerencia en esa unidad. Nunca participé en nada que sea de servicios públicos”, respondió.

“Me enteré después de la resolución (de la Justicia Federal) de 2017 de que había contratos que se relacionaban con el grupo de Celis, que había camiones sin GPS que distribuían droga. Luego de la resolución, hablé con Varisco y otra vez con Hernández sobre el tema, ya que si bien no es un área directa donde tengo influencia, me pareció relevante preguntar al intendente y a Hernández”, agregó.

Después detalló: “El intendente me dijo que iba a tomar las medidas tendientes a que los camiones tengas GPS, poner cámaras de seguridad y cambiar quienes dirigían la unidad 2. Hernández me contestó que él no tenía nada que ver con los nombramientos, que él no tenía conocimiento de que andaban con la droga o tenían vínculos con ese tema”.



 

 

Fuente: Apf

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

opinión

Ya en 2015 indicábamos desde el Partido Socialista que ni la UCR-Cambiemos y mucho menos Sergio Varisco eran la salida a los problemas de la ciudad. No nos equivocamos.

El secretario de Ambiente de Entre Ríos, Martín Barbieri, coincidió con los argumentos de los defensores del glifosato y dijo que “el problema es la mala aplicación” de los agrotóxicos. Está en contra de prohibir el veneno y avaló los postulados “BPA” que esgrimen las compañías como Monsanto, Bayer, Dow, BASF, Syngenta y DuPont para demostrar que no perjudican a la salud.

+ NOTICIAS