Martes, 17 de Julio de 2018 | 18:32:02
10/07/2018

El drama del glifosato, las mentiras de Monsanto y una legislación ausente

Habitantes de las zonas rurales de la Argentina deben enfrentarse casi a diario con los productores locales por fumigaciones con un herbicida cancerígeno. “Toda la tierra que tenemos no va a alcanzar para sepultar tanta muerte” dice una víctima. Las mentiras de Monsanto.

 

Mientras en Estados Unidos este lunes comenzó el primer juicio sobre los efectos cancerígenos del Round Up, el polémico herbicida de Monsanto que contiene glifosato, los habitantes de las zonas rurales de la Argentina deben enfrentarse casi a diario con los productores agrícolas locales por las fumigaciones con glifosato. Se trata de un herbicida utilizado para los cultivos con semillas transgénicas que, según la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer es cancerígeno, aunque para la Organización Mundial de la Salud (OMS), es probablemente cancerígeno. LAS MENTIRAS DE MONSANTO (Ver más abajo)

En Argentina esas siembras comenzaron a fines de los años 1990 y desplazaron paulatinamente la cría de ganado. Al cierre de junio de 2018 había 18 millones de hectáreas sembradas, que rindieron una producción de 35,8 millones de toneladas y ubican a Argentina como el tercer mayor productor mundial, detrás de Estados Unidos y Brasil. Pero esa cosecha implica millones de litros de glifosato vertido en el suelo nacional. Sofía Gatica, quien perdió a un hijo a causa del glifosato, detenida en la provincia de Córdoba.

Sofía Gatica, quien perdió a un hijo a causa del glifosto, detenida en la provincia de Córdoba.

Presionados por los habitantes y sin que haya una legislación específica, los intendentes de los pueblos argentinos han emitido ordenanzas que regulan las fumigaciones, tanto para limitar su alcance territorial como para controlar las cantidades de tóxicos en los herbicidas. Pero las ordenanzas son impugnadas por los productores y a veces reciben medidas cautelares a su favor, lo que agudiza el conflicto.

"Por un lado hay derechos constitucionales, como el derecho a ejercer la industria lícita, que es el que normalmente invoca el productor agropecuario. Pero, frente a ese, hay otros como el derecho a vivir en un ambiente sano, el derecho a la salud y el derecho a la vida", dijo Darío Ávila, abogado ambientalista, a la agencia AFP. "En materia de agrotóxicos, en Argentina no existe una ley nacional que tenga aplicación en todo el territorio. Estas normativas son atribuciones reservadas a los gobiernos provinciales".

"Yo entré a una propiedad para impedir la fumigación que entra sin permiso a las viviendas. Ellos pueden entrar a nuestros hogares sin permiso y nosotros le tenemos que pedir permiso a ellos para que no nos maten", dice Sofía Gatica, una activista que fue arrestada por protestar en un campo en Córdoba. "Su fumigación entra a mi casa, entra a mi huerto, mi huerto se seca, se contamina y mis hijos se mueren", insiste esta mujer quien vive en Anisacate, un pueblo vecino a Dique Chico, y hace años perdió a una bebé de tres meses, nacida con malformaciones.

Según el neonatólogo Medardo Ávila, de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados, desde que comenzó la fumigación con glifosato en Argentina, las poblaciones de las zonas rurales registran mayor incidencia de cáncer y de malformaciones al nacer. "Lo que vemos los médicos es que las personas se enferman de manera diferente. Se mueren ahora principalmente por cáncer, desde que se empezó a fumigar y se usaron estos agrotóxicos de forma masiva", indica. "Claramente, las poblaciones agrícolas de Argentina tienen en este momento tres veces más cáncer que las poblaciones de las ciudades", asegura Medardo Ávila, al referir que además en el campo de cada 100 nacimientos seis son de niños con malformaciones, frente a una medida de 2% en otras zonas.

 

"ECOTERRORISTAS"

Fabián Tomasi (Basavilbaso) trabajó en la provincia de Entre Ríos surtiendo de herbicidas a los aviones de fumigación sin protección.

Fabián Tomasi, quien trabajó en la provincia de Entre Ríos surtiendo de herbicidas a los aviones de fumigación sin protección, está seguro de que el glifosato es algo "tremendamente engañoso, una trampa que nos han plantado gente muy poderosa". "Va a hacer que no quede nadie. Toda la tierra que tenemos no va a alcanzar para sepultar tanta muerte", dice este hombre demacrado de 53 años, que sufre de polineuropatía tóxica severa. La enfermedad lo convirtió en una persona dependiente: no puede ingerir alimentos sólidos y le causó pérdida de masa muscular y dolores en las articulaciones que le limitan la movilidad.

 

Leé más: Ailén, otra muerte por cáncer en el pueblo con mayor contaminación por glifosato

Ailén Ducret, falleció tras luchar dos años contra el cáncer. Tenía apenas 18 años y vivía en Urdinarrain. Familiares exigen que se investigue “por qué hay tantos casos de cáncer” en la ciudad. Según el CONICET, la zona tiene una de las mayores concentraciones de glifosato en el mundo.

 

Alejandro Dalmasso, productor de soja en Dique Chico (Córdoba), no duda en calificar a los activistas contra el uso de glifosato como "ecoterroristas". "Estamos adheridos a las buenas prácticas agrícolas. Norma que hay, norma que cumplimos. Estos grupos están dispersos en toda Argentina, se alimentan de hacerle daño a este país. Nosotros los llamamos ecoterroristas", afirma tajante. "No hay ningún soporte científico serio de lo que presentan. Ese producto se desarrolló para ser utilizado en el agro. No tiene otro uso", defiende.

 

LAS MENTIRAS DE MONSANTO

Monsanto manipuló estudios sobre el Glifosato. Lo reveló una corte federal de San Francisco en un informe sobre el herbicida Roundup.

El gigante químico, Monsanto, otra vez se vio envuelto en un escándalo cuando meses atrás un tribunal federal de San Francisco, Estados Unidos, planteó dudas sobre la seguridad del producto estrella de la compañía, el herbicida Roundup, un elemento utilizado tanto en campos como en jardines de los hogares particulares. 

Leé más: "Monsanto papers": denuncian que la empresa ocultó los efectos cancerígenos del glifosato

Si bien según Monsanto la empresa gastó mucho tiempo y dinero en investigaciones necesarias para poder lograr que el producto sea relativamente seguro, un caso que maneja el tribunal federal, cuestionó estas investigaciones basándose en las conclusiones de un panel internacional que asegura que el ingrediente principal del Roundup podría causar cáncer.

Entre los documentos que la Corte tiene en su poder, se incluyen mensajes del correo electrónico interno de la empresa y correos entre Monsanto y los reguladores federales por lo que se presume que la compañía tenía una investigación fantasma la cual, posteriormente, fue atribuida a los académicos.

También se indicó que un alto funcionario de la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA por sus siglas en inglés), había trabajado para ocultar un comentario negativo sobre el glifosato, el principal ingrediente de Roundup. 

Los archivos fueron develados por el juez Vince Chhabria, un magistrado que se encarga de llevar adelante los juicios de personas que aseguran padecer el linfoma no-Hodgkin, un tipo de cáncer que surge en los linfocitos, por haber estado expuesto a esta sustancia.

Hace dos años, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer determinó que el glifosato es cancerígeno. Según publica el New York Times, documentos judiciales indican que los ejecutivos de Monsanto sabían de antemano la determinación hecha por un director adjunto de división en la EPA, Jess Rowland y que este, había prometido hacer retroceder el informe del Departamento de Salud y Servicios Humanos para llevar a cabo su propia revisión.



 

 

Fuente: Perfil//NOTICIAUNO

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

opinión

Ya en 2015 indicábamos desde el Partido Socialista que ni la UCR-Cambiemos y mucho menos Sergio Varisco eran la salida a los problemas de la ciudad. No nos equivocamos.

El secretario de Ambiente de Entre Ríos, Martín Barbieri, coincidió con los argumentos de los defensores del glifosato y dijo que “el problema es la mala aplicación” de los agrotóxicos. Está en contra de prohibir el veneno y avaló los postulados “BPA” que esgrimen las compañías como Monsanto, Bayer, Dow, BASF, Syngenta y DuPont para demostrar que no perjudican a la salud.

+ NOTICIAS