Lunes, 24 de Septiembre de 2018 | 23:31:46
05/08/2018

Los padres de la derrota peronista lanzaron Unidad Ciudadana en Paraná

Con la presencia de dirigentes paranaenses que encabezaron las listas partidarias ampliamente derrotadas en octubre de 2015, el kirchnerismo se dio cita en el Echagüe de la mano del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Urribarri. Las llamativas coincidencias con Cambiemos.

 

El derrotero del exgobernador Sergio Urribarri para preservar sus fueros, que viene de impulsar en la Justicia Electoral el armado de un partido para competir por fuera del PJ en 2019 (del que nada más se supo), tuvo un nuevo episodio este sábado en Paraná, donde junto al exministro de Economía de Cristina Kirchner, Axel Kicillof, encabezaron el acto de lanzamiento de Unidad Ciudadana.

A casi tres años de la derrota del peronismo en la capital de la provincia, Urribarri se mostró junto a quienes pusieron en riesgo el ajustado triunfo del PJ en Entre Ríos en esa elección. Los mismos que, dedo mediante, eligió para integrar las listas: la exintendenta Blanca Osuna, los diputados provinciales Pedro Báez y Gustavo Guzmán, y los legisladores nacionales Julio Solanas y Juan Manuel Huss. También estuvo el exdiputado nacional Jorge Barreto, que encabezó la lista que perdió la elección primaria de octubre de 2017 y que fue impulsada por el presidente de la Cámara de Diputados.

Todos erosionaron la propuesta peronista en las generales legislativas que, de ese modo, ganó Cambiemos el año pasado.

Fueron funcionales al macrismo que dicen combatir, otra vez.

 

Leé más: Urribarri: el impensado aliado de Macri en Entre Ríos

 

La ausencia de autocrítica acerca de la estrategia electoral diseñada por Urribarri entonces, evidencia que por encima de la declamada necesidad de un triunfo peronista en 2019, se prioriza, nuevamente, la imperiosa necesidad de dar continuidad a la carrera política de “los padres de la derrota”, que en varios casos pende de un proceso judicial.

Ese es el motor de la estrategia, más allá del discurso contrario a las políticas nacionales que enarbola como bandera el kircherismo y que es común a toda la dirigencia del PJ y a buena parte del electorado no peronista.

 

Leé más: Urribarri: el ocaso de un dirigente en decadencia

 

En ese marco se inscribe el cuestionamiento a la facultad del gobernador Gustavo Bordet, presidente del PJ entrerriano, de convocar a elecciones desdobladas en la provincia, que se escribió en el documento de Echagüe.

“Porque somos el Proyecto Nacional y Popular sabemos que no hay ciudad ni provincia viable si su suerte no está atada a un gobierno nacional en un mismo proyecto político y en una estrategia electoral única. Una elección desdoblada es un peronismo doblegado y un país dominado”, afirmaron, en sintonía con la necesidad y deseo del presidente de la Cámara de Diputados que ve, en una eventual lista sábana encabezada por Cristina Kirchner, su única carta para continuar con su carrera política (y sus fueros).

Aquí llama la atención, de nuevo, la coincidencia con Cambiemos.

La pregunta que cabe hacerse es si una elección simultánea con la nacional –es lo que quieren Cambiemos y Sergio Urribarri- le garantiza un triunfo al peronismo en Entre Ríos.

O si es la garantía de preservar una banca, solo para algunos.

A juzgar por el resultado de las últimas elecciones provinciales (2015), realizadas en simultáneo con las nacionales, cuya estrategia fue diseñada por Urribarri, la respuesta es negativa.

En esa elección “simultánea con la nacional” la derrota en el principal distrito de la provincia -Paraná- fue devastadora. Sin embargo, en el palco del Echagüe, las caras eran las mismas que protagonizaron ese fracaso electoral.

La explicación, claramente, no debe buscarse en la simultaneidad o el desdoblamiento.

La única razón -que esconde la falta de autocrítica- es el agotamiento de la vieja dirigencia empecinada en no leer el mensaje de las urnas. Los padres de la derrota que se resisten porque temen dar paso a la renovación.

 

Unidad Ciudadana no es Urribarri

La demostración del kirchnerismo este sábado en Paraná fue importante. Una de las caras de mayor prestigio intelectual –Kicillof- es una figura convocante para los seguidores de Cristina.

Unidad Ciudadana es Cristina.

El resto del decorado político que acompañó a Axel Kicillof en el Echagüe no atrae. Ni siquiera a quienes estuvieron colmando las instalaciones del club paranaense.

El lanzamiento fue de una fuerza nacional, no provincial, que los padres de la derrota de la capital entrerriana en 2015, los mismos que erosionaron al PJ en las legislativas del 2017, pretenden utilizar, colgados del empuje K, para preservar algunos años más de su longeva vida política.

Todos y todas en Unidad Ciudadana lo saben.

 

Fuente: Noticiauno

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

+ NOTICIAS