Martes, 13 de Noviembre de 2018 | 20:04:07
06/11/2018

Estaciones de servicio: pese a los aumentos, se desploma la rentabilidad y hay despidos en el sector

El presidente de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Entre Ríos, Osvaldo González, afirmó que las ventas cayeron entre el 8 y el 15 por ciento y que la mitad de las estaciones de la provincia “apenas llega a cubrir los gastos”.

 

El presidente de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Entre Ríos, Osvaldo González, trazó un sombrío panorama para las estaciones de servicio. La caída de ventas interanual oscila entre el “8 y el 15%”, dijo a NOTICIAUNO. De las 200 estaciones que hay registradas en la provincia, “casi la mitad” está funcionando “con lo justo”, alertó.  “Les alcanza apenas para cubrir los gastos”.

González explicó que la crisis del sector se viene agravando. Primero, tras los sucesivos aumentos de los precios, “hubo una migración de ventas de las Premium a los combustibles más baratos”, y desde hace un mes y medio “directamente hay una caída de ventas”, observó.

La situación a corto plazo es “preocupante” porque además existe un pedido de las petroleras para que en diciembre se autorice otra suba del 4%.

Si bien no precisó cifras, González aseguró que “se registran despidos” en el sector. En muchas estaciones hay “recortes de gastos, reducción de horarios de expendio o reducción de personal”, indicó.

“El precio de los combustibles sigue subiendo y la recesión también, sin la intervención del Gobierno nacional, es una situación crítica”, sintetizó.

González advirtió que la rentabilidad se ve sumamente afectada, en especial en las ventas que se efectúan con tarjetas de crédito, una modalidad cada vez más utilizada por los clientes que deben comprar el combustible a plazo, por los extendidos plazos de acreditación y los altos aranceles que cobra Visa a las estaciones de servicio por estas operaciones. “Se cobra a 28 días, con una comisión del 1,3%, además de otras retenciones impositivas”, en tanto que “la diferencia de lo que ganan las estaciones es de apenas entre 9 y 10%”, precisó, tras recordar que está planteada una demanda a nivel nacional por “abuso de mercado” contra PRISMA Medios de Pagos que maneja el 70% de las ventas a crédito a través de VISA.

La Federación Argentina de Expendedores de Nafta del Interior (Faeni) lanzó tres denuncias en simultáneo. Por un lado se presentó ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia. Por otro, iniciaron una demanda en el ámbito de la Justicia nacional comercial y reclamaron el tratamiento de un proyecto de ley para reducir los costos.

Según los estacioneros, del precio de venta de los combustibles el 54% se lo lleva el costo del fluido; los impuestos (sobre los combustibles, IVA, débitos y créditos bancarios, ingresos brutos y tasas provinciales) suman otro 36%.

De lo que queda, hay que pagar los sueldos, cargas sociales, gastos de mantenimiento y de seguridad.

En ese escenario el 1,25% que les cobra VISA (Mastercard y otras: el 1,3%) resulta demoledor.

¿Por qué aumenta la nafta si el dólar baja?

González aclaró que las estaciones “no son las que forman el precio”, y explicó que los aumentos empezaron cuando en octubre del 2017 el Gobierno nacional “liberó a las petroleras para que pongan cada una el precio que quiera”. En ese momento “el dólar estaba a $17,80 y el precio del crudo a 57 dólares. Un año después, el dólar está a $40 y el crudo a 82 dólares”.

Ese desfasaje producto de la megadevaluación es lo que sigue aumentando el precio de los combustibles a pesar de que el dólar baje, porque “la suba del litro se hizo en forma gradual y este año resta, según las petroleras, ese 4% de diciembre que están pidiendo”.

 

Fuente: Noticiauno

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

Micaela Rausch es una joven con discapacidad que recurrió a las redes sociales para visibilizar su bronca por la desidia de las empresas de colectivos y del municipio de Paraná. “Desde hace tiempo vengo sufriendo reiteradas inconductas por parte de Buses Paraná, al discriminarme en mi derecho de accesibilidad al transporte público”, denunció. Mirá la carta completa y el video.

El concejal Ángel Landra denunció que el intendente Uriel Brupbacher (Cambiemos) estaba utilizando un vehículo oficial del Municipio cuando se encontraba en un bar rural jugando a las cartas, el fin de semana que recibió un rebencazo. El hecho irregular fue admitido por el propio viceintendente que, en lugar de condenar la conducta del jefe comunal, quiso minimizar la cuestión diciendo que la usó “un sábado”. Video

+ NOTICIAS