Martes, 23 de Julio de 2019 | 10:05:32
17/12/2018

Se esperan subas de precios de hasta 60 por ciento en los próximos meses

Pese al optimismo oficialista, privados alertan sobre fuertes riesgos de una nueva devaluación y la incertidumbre electoral, que podrían impulsar una brutal disparada de precios en 2019.

 

El punto de partida es crítico. La inflación de 2018 rondará el 48%. Y el 3,2% de noviembre, que el Ejecutivo celebró como un importante avance, marca un piso muy elevado para los próximos meses. De hecho, el consenso entre los analistas plantea un promedio de inflación mensual superior al 2% durante el primer semestre.

Sin nuevos sobresaltos cambiarios, con paritarias del 23% y con una campaña electoral en calma, las estimaciones de las consultoras supera el 25%.

Un informe de Delphos Investment apuntó que su "escenario base plantea una implementación exitosa del plan monetario" con un IPC anual entre 25,1% y 27,9%.

La consultora Invecq habla de un alza de precios menor al 30%; y en la Consultora Ledesma, de 28-29%.

En el último reporte de expectativas de mercado (REM) del Banco Central, la mediana de las proyecciones privadas se ubicó en 27,5%.

Sin embargo, todos coinciden en que la desaceleración no está garantizada y advierten que, si se activan algunos de los factores de riesgo latentes, el Índice de Precios al Consumidor podría volver a dispararse a valores récord.

Delphos proyectó que un liderazgo de Cristina Kirchner en las encuestas impulsaría una suba del dólar de alrededor de 30%. "Con la economía en recesión y condiciones monetarias fuertemente restrictivas, planteamos un pass-through del 40%. Sin embargo, dado el elevado nivel inicial de inflación, hacia diciembre 2019 la inflación interanual alcanzaría 60%", explicó.

El director de la Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, dijo que un potencial escenario de inestabilidad estaría marcado por una escalada del dólar que produciría "un nuevo subazo inflacionario por el lado de los transables, como este año, que llevaría el registro de inflación mucho más arriba". Señaló que, para evitarlo, "el principal desafío que enfrenta este proceso de estabilización es el ruido político". Y agregó que, por eso, muchos analistas le piden prudencia al BCRA en la baja de tasas y la relajación del apretón monetario.

Invecq advirtió que en una economía con altos niveles de endeudamiento y riesgo país cualquier error tendría "consecuencias mucho más desestabilizadoras que lo que podría ser en 2016 o 2017". "Si no se logra coordinar expectativas en línea con la dureza de las políticas fiscales y monetarias implementadas en los últimos meses, y que regirán durante todo 2019, el escenario más probable sería el de una fuerte estanflación: más recesión con alta inflación; y un incumplimiento de las metas fiscales y una recesión más prolongada de lo que hoy es esperable, entre otros factores, podrían incrementar la incertidumbre político-electoral, gatillando nuevas salidas de capitales e incrementando el riesgo país, con consecuencias desestabilizadoras garantizadas", concluyó.

 

 

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

+ NOTICIAS