Viernes, 19 de Julio de 2019 | 06:55:44
07/05/2019

Se desploma el precio de la soja y vuelven dudas sobre la estabilidad cambiaria

La cotización del producto estrella del agro llegó a tocar su mínimo en una década. Era el reaseguro del Gobierno contra una eventual corrida cambiaria.

 

Una guerra comercial que tiene lugar a miles de kilómetros de la City porteña le está metiendo presión al tipo de cambio y, en paralelo, le está pegando de lleno a la soja, uno de los grandes pilares de la estrategia oficial para mantener contenido al dólar, de cara a las elecciones.

La pulseada por aranceles e importaciones que están librando Estados Unidos y China, junto con una grave crisis sanitaria en la industria porcina del gigante asiático -que a su vez está provocando un desplome de sus importaciones de granos-, configuraron un cóctel que le está pegando de lleno a la cotización de las materias primas y también a las monedas de los países emergentes.

Y este cuadro llega en un mal momento para el Gobierno, dado que está en plena cuenta regresiva de cara a los comicios, intentando controlar el tipo de cambio y con un Banco Central que busca mostrarle al mercado que tiene poder de fuego, pero sin intenciones de tener que sacrificar reservas.

Tal como diera cuenta iProfesional, el titular de la entidad monetaria, Guido Sandleris, apuesta a contener las expectativas demostrando que tiene los dólares suficientes para intervenir, pero esperando no tener que salir a vender divisas, evitando mostrar una señal de debilidad que empuje al mercado a testear al BCRA, un escenario que podría gatillar una mayor sangría verde. 

Sin embargo, en este complejo juego de estrategia que viene desarrollando el Central, el mercado internacional viene a complicar el plan oficial: el anuncio por parte del presidente estadounidense, Donald Trump, que anticipó que podría imponer fuertes aranceles a los productos chinos, reavivó una pelea comercial que parecía saldada y alteró a los mercados.

 

La reacción fue inmediata: ante el temor de una escalada entre dos de las más grandes potencias del mundo, los mercados cayeron y las monedas de los emergentes se devaluaron. Y el dólar en la Argentina volvió a avanzar, hasta acercarse a los $46. Y si bien la entrada de divisas por parte de los exportadores aquietó un poco las aguas y le puso un techo a la suba del billete verde, el escenario que se abre genera incertidumbre entre los analistas.

Sucede que el impacto de la contienda entre EE.UU. y el gigante asiático tiene un lado B: están sufriendo –y mucho-, las materias primas, comenzando por la soja. No solo es el primer producto exportado por la Argentina, sino que el campo tiene la pesada mochila de asegurar la provisión de dólares "genuinos" en plena carrera hacia los comicios.

Y el escenario no es alentador para el Gobierno: este lunes, en Chicago, la oleaginosa llegó a tocar el precio más bajo en una década, si bien luego recortó pérdidas.

El problema que enfrenta el macrismo, en plena "temporada alta" de liquidación de agrodólares, es múltiple: al bajar el precio también se reduce el valor proyectado de la cosecha.

Así, en plena volatilidad del tipo de cambio y un precio de la oleaginosa en caída, el contexto empuja a más productores a apostar por una estrategia del tipo "wait and see"; o, dicho en criollo, a "sentarse" sobre la cosecha.

 

El director de la consultora Agritrend, Gustavo López, una de las voces más escuchadas del sector, lanzó un mensaje contundente: "El Gobierno debería estar preocupado: está bajando el precio de la oleaginosa y con esto se va a reducir un poco el ingreso fiscal. Pero lo más importante es que está provocando que haya mucha más cautela por parte de los productores, que ahora están menos apurados por desprenderse de mercadería".

Este lunes, los precios futuros de la soja concluyeron la sesión en baja, alcanzando su nivel mínimo de los últimos siete meses, tras haber tocado el peor registro en una década.

Lo que gatilló esta caída fue el mensaje de Trump vía Twitter de que elevaría los aranceles a importaciones de origen Chino por u$s200.000 millones.

"A la amenaza de los Estados Unidos, que provocó una liquidación masiva en los mercados de acciones y commodities, se sumó la reciente presión vinculada a las expectativas de que los agricultores estadounidenses cambiarán parte del área del maíz por soja", agregaron desde la Bolsa de Rosario.

Así las cosas, el mundo podría asistir a una nueva megacampaña de granos a nivel mundial, lo que elevaría los stocks. 

Esto, en un contexto en el que la economía china se viene desacelerando y que, más preocupante aún, enfrenta una crisis sanitaria en su industria porcina que hace prever una abrupta caída de sus necesidades de granos.

Según el economista Gustavo Garzón, del IERAL, en China se desató una crisis por un brote de Peste Porcina Africana (PPA). Esto generó que estén cayendo con fuerza las importaciones de harina de soja para alimentación animal.

En concreto, las compras del gigante asiático del complejo oleaginoso se desplomaron un 26% entre noviembre y marzo respecto del mismo período anterior, lo que equivale a unas 10 millones de toneladas menos.

"Si este motor desacelera o, peor aún, se apaga, como está sucediendo este año, es una mala noticia para los proveedores mundiales de proteínas vegetales, entre los que se encuentra Argentina", alerta Garzón

"Esta combinación de oferta abundante con ralentización de las compras de granos por parte del gigante asiático se siente en los precios internacionales de este año. Y para Argentina no es un tema menor, dado que se trata de su principal complejo exportador", agrega el experto.

 

Según estimaciones del IERAL, cada 10 dólares que cae la oleaginosa en el mercado internacional el valor de la cosecha se achica a razón de u$s550 millones.

Considerando el precio que se pactaba a comienzos de año, esto implica que en el lapso de los últimos cuatro meses, el complejo exportador ya estaría resignando más de u$s1.600 millones.

Es verdad que existe un respaldo concreto de una mega cosecha por detrás y que los productores tienen ciertas urgencias financieras que hacen prever que en breve se podrá acelerar el ritmo de liquidación. Sin embargo, para los expertos, son varios los factores que deben preocupar al Gobierno.

La foto al día de hoy muestra que los dólares que han ingresado hasta el momento están por debajo del promedio de los últimos años; que las ventas por parte de productores también están retrasadas y que el precio internacional viene en baja, abaratando el valor estimado de la cosecha. 

Como marcan algunos analistas, la tensión no surge tanto por el flujo concreto de divisas, sino por las expectativas y el temor a que el Banco Central tenga que salir a intervenir para contener al tipo de cambio y que esto dispare las luces de alerta sobre el verdadero poder de fuego de la entidad.

 

Fuente: iProfesional

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

+ NOTICIAS