Miércoles, 26 de Junio de 2019 | 07:32:58
22/05/2019

Desde que asumió Macri se destruyeron 3.500 empleos industriales por mes

El Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) reveló que, desde diciembre de 2015, hay un total de 137.000 puestos de trabajo menos a la fecha. El informe de Mayo 2019.

 

NOTICIAUNO accedió al informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda, coordinado por el Magister Santiago Fraschina, que revela el “Industricidio” que ha generado el programa económico de la gestión Cambiemos que conduce Mauricio Macri y su consecuente impacto en la pérdida de puestos de trabajo. Se destruyeron 3.500 empleos industriales por mes, desde diciembre de 2015, es decir, 137.000 puestos de trabajo menos a la fecha.

En base a datos oficiales de la Secretaría de Gobierno de Trabajo y Empleo sobre la dinámica sectorial, tanto como indicadores privados, el informe de la UNDAV advierte que “desde 2016, los niveles de actividad no paran de caer y eso se ve reflejado en absolutamente todos los índices nacionales”.

Y remarca: “Con la única excepción de 2017, en el resto de los años de esta gestión los índices de actividad van a mostrar una marcada caída. Esto lejos de ser un número abstracto, es la representación de una menor producción, menos empleo y una caída del consumo”, de acuerdo al informe al que accedió Noticiauno.

En lo que respecta a la variación interanual de marzo la producción industrial, según sector la merma es considerable, con una baja del 30,2% en vehículos automotores, 27,8% en muebles y colchones, 26,8% en maquinaria y equipo, 17% en productos textiles, 12,3% en construcción y 7,7% en alimentos y bebidas.

A pesar de la importante devaluación, el aumento de valor de la moneda extranjera tampoco fue un aliciente para ganar en competitividad industrial externa: la cantidad de empresas exportadoras en 2018 fue la menor desde el año 1994.

La industria manufacturera registró una contracción de casi 16% en los últimos tres años, al tiempo que en los dos primeros meses de 2019 (febrero es el último dato disponible), se perdieron 12.089 puestos de trabajo en este sector.

“Si bien el conjunto de los sectores actualmente está sufriendo la recesión, la industria es sin dudas uno de los más afectados. El índice general marca una merma para el acumulado en el primer trimestre de 2019 en -11,1%”, alerta el informe elaborado por el equipo de economistas de Economía UNDAV.

 

Empleo

En el siguiente gráfico se muestra la evaluación de asalariados formales en la industria manufacturera, en donde la cantidad de empleo muestra una caída ininterrumpida y en el último año la cantidad de puestos de trabajo se redujo un 5,9%.

En los dos primeros meses del año (febrero es el último mes con información disponible) se perdieron 12.089 puestos de trabajo en el sector en cuestión. No obstante, por el deterioro y la utilización de la capacidad instalada evidenciada en algunas ramas de la industria es probable que aún se encuentre cierto empleo retenido con la ilusión de un cambio de tendencia. Por lo tanto, es posible que cuando efectivamente ocurra, no se traduzca de manera inmediata en creación de empleo.

 

 

Consistente con lo mencionado en el sector automotriz, ADEFA detalla en su informe mensual que la cantidad de unidades producidas en este primer cuatrimestre fue un 31,6% más baja que el año pasado. Esto se explica al pasar de 156400 unidades el primer cuatrimestre del año pasado, a solo 106986 este año.

Este desplome en la producción implica que se hayan producido casi 50 mil unidades menos. Es por esto que la utilización de las maquinarias es tan baja y también explica porque se perdieron tanta cantidad de empleos en ese sector.

Otro factor que agrava este hecho es que entre enero y abril se exportaron 68.451 vehículos, es decir, se registró una baja de 11,4 % en su comparación con el mismo período del año pasado cuando se enviaron 77.245 unidades a diversos mercados.

Esto significa que la merma del sector es explicada, en su mayoría, por el consumo interno y no por factores externos.

 

Resumen del Informe

La problemática de la producción y el empleo ha resurgido en nuestro país, producto del cambio en la matriz macroeconómica desde fines de 2015, que decantó en la brutal caída de la actividad interna, además de la pérdida de puestos de trabajo.

 

• De un modelo que priorizaba el consumo doméstico, como tractor del crecimiento económico, apuntalando los ingresos reales de las clases media y baja, se buscó mutar a un perfil productivo traccionado por las exportaciones.

 

• En un contexto internacional de profundización de las posiciones de defensa de la producción nacional, esta decisión no dejar de tener riesgos significativos.

 

• Por un lado, el patrón de especialización de nuestro país en productos primarios, resta grados de libertad en términos de la independencia económica por todos aquellos productos industriales que no producimos.

 

• Por otro lado, cercena la posibilidad de extender los frutos de un eventual crecimiento a los sectores más postergados, a partir de los subproductos indeseables de la existencia de un “ejército de reserva” que presione salarios reales a la baja.

 

• En la práctica, el marco ideológico que orienta el accionar de la política económica no deja de tener consecuencias reales sobre los ganadores y perdedores de cada modelo.

 

• En este contexto, el presente informe analiza la coyuntura reciente del sector industrial, en función a los datos oficiales sobre la dinámica sectorial, tanto como indicadores privados.

• El Estimador de Actividad Económica en el mes de febrero una caída del 4,8% respecto al mismo mes del año pasado.

 

• Las consecuencias en el empleo industrial se resienten hace tiempo: desde fines de 2017 se observa una caída ininterrumpida en los puestos de trabajo industriales. En los dos primeros  meses del año (febrero es el último dato disponible), se perdieron 12.089 puestos de trabajo en la industria manufacturera. No obstante, los niveles de utilización de capacidad instalada actual ponen un manto de duda sobre la rápida recuperación de estos empleos ante una eventual recuperación en el nivel de actividad.

 

• Entre todos los rubros los que más sufrieron la recesión fueron las productoras de equipos de transporte (-51,8%) y las industrias productoras de maquinaria (-33,4%).

• En el mismo sentido la utilización de la capacidad instalada cayó un 14% en términos generales en el mes de marzo respecto al mismo mes del año pasado, ubicándose en el 58%, siendo el nivel más bajo para el mes de marzo desde 2002. El rubro que más cayó en términos interanuales fue el automotriz al pasar del 58% al 35%.

 

• La construcción, de la mano del ajuste de la obra pública, pero también por una política económica que desplaza a la inversión privada tampoco tuvo un buen arranque de año y su caída no merma luego de una caída en su sector que empezó a mediados del año pasado. En el primer trimestre la caída acumulada fue del 11,3%.

 

• A pesar de la importante devaluación, el aumento de valor de la moneda extranjera tampoco fue un aliciente para ganar en competitividad industrial externa: la cantidad de empresas exportadoras en 2018 fue la menor desde el año 1994.

 

• Con todo, el Indicador de Producción Industrial muestra una retracción del 11,1% al primer trimestre de 2019, que escala al 15,7%, en relación a inicios del año 2016.

 

Fuente: Noticiauno

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

+ NOTICIAS