Jueves, 29 de Octubre de 2020 | 22:39:18
30/09/2020

La única mujer para presidir el Tribunal de Cuentas se mantiene expectante

La abogada Nanci Vinagre es la única mujer que integra la terna de la cual saldrá el nuevo titular del organismo de control estatal. Contó el perfil que le imprimiría a su gestión. Impronta con perspectiva de género, un rol más proactivo y de acompañamiento en los procesos previos al control. Mirá los tips.

 

Vinagre es en la actualidad la Asesora Jurídica del Tribunal de Cuentas (TdC). En una entrevista con la agencia Apf dijo que mantiene sus expectativas de ser elegida por el gobernador Gustavo Bordet como la candidata a presidir el organismo en el que trabaja desde hace 14 años. Quienes ejercen funciones de control “somos agentes públicos, nos debemos al pueblo”, describió.

El polémico concurso – con fuertes sospechas de parcialidad para favorecer al diputado peronista Diego Lara -  para definir la presidencia del TdC tuvo un desenlace cerrado: los tres primeros de la terna, el diputado oficialista Diego Lara; el actual presidente del organismo Federico Tomas y la asesora legal Nanci Vinagre, quedaron con un apretado margen de tres puntos de diferencia. Por eso, la abogada –única mujer en la terna-  se considera elegible para el cargo más importante del organismo de contralor. “La elección de cualquiera de los tres de la terna es una potestad discrecional del Gobernador y esa es la razón constitucional de que en todos los procedimientos de selección se le eleven ternas, lo que permite que el Poder Ejecutivo ejerza esa facultad”, dijo y aclaró que “en la reglamentación de este concurso en particular también se previó que la terna sea elevada sin puntaje, para que fuera horizontal y permitiese un real ejercicio de la discrecionalidad”.

Vinagre consideró que para definir la conducción del Tribunal de Cuentas, al que definió como “un organismo de control técnico de la inversión del gasto”, debería ser prioridad “la independencia y la transparencia y, en particular, los conocimientos técnicos que garantizan la independencia. Hay que establecer criterios técnicos objetivos para utilizar la misma vara del control para todo el universo controlable y para todos los funcionarios” lo que actuaría también como “un límite ético para el propio controlador”, señaló.

Asimismo, dijo que no debería estar fuera de foco “la perspectiva de género como modo de cumplir las políticas públicas de género, introducirlas y concretarlas en los organismos y en la gestión”. Por eso, ofreció sus proyectos sobre la materia para que, en caso de no ser elegida para la presidencia, cualquiera que sea seleccionado “pueda cumplirlos, porque es algo muy importante”.

Con respecto a esto dijo que si la elección para la presidencia del Tribunal de Cuentas la favorece, el mejor aporte que puede hacer  como mujer es “desde la experiencia” para “romper las barreras que han existido para el ejercicio de la profesión por el sólo hecho de ser mujer y por la falta de acompañamiento estatal en alguno de los roles en que me he venido desempeñando desde que la ejerzo”, es decir desde los 21 años.

Vinagre ingresó al organismo como personal administrativo en el escalafón más bajo. Luego comenzó a desarrollarse como profesional del derecho en el Tribunal, pasando por varios lugares hasta llegar a ser asesora jurídica del organismo.

 

Tips

* “El Tribunal de Cuentas no puede gestionar, no podemos decir cómo se hace. Controlamos la juridicidad y debemos lograr que se cumpla de la mejor manera para el Estado y para que las políticas públicas den sus frutos”.

 

* “Los procedimientos para los gastos son reglados ¿A qué van destinadas esas reglas? A la transparencia. El rol del Tribunal de Cuentas es muy importante porque rendir cuentas es transparentar el uso de los fondos públicos que hace el funcionario, mostrar documentalmente cómo los utilizó y que en esa utilización se haya respetado la ley”.

 

* “Los controladores somos agentes públicos, nos debemos al pueblo estemos en el lugar que estemos en el escalafón”.

 

* “Muchas veces se cree que el funcionario público no quiere ser controlado y esto no es así. Muchas veces agradecen el control, porque cuando es eficiente y oportuno mejora y economiza la gestión”.

 

* “También colaboraría si hiciéramos estadísticas. Para medir un sobreprecio, tenemos que determinar el precio testigo y para eso debemos obtener el precio ideal o de mercado. Esto lo hacemos de manera casi cotidiana por lo que podríamos ayudar con estadísticas donde establezcamos valores de referencia desde el Tribunal de Cuentas. Serían criterios que luego ayudarían al Estado en sus contrataciones”.

 

* “Creo que hay momentos donde el Tribunal debe colaborar con la gestión, como durante el análisis de los pliegos y en la previa durante su redacción trabajando en conjunto con la administración para que sean más abiertos y el Estado reciba ofertas más convenientes; en el control del presupuesto para la obra para que sea lo más cercano al valor testigo posible y antes en que ese valor de referencia esté”.

 

 

Fuente: NOTICIAUNO

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

+ NOTICIAS