Martes, 24 de Octubre de 2017 | 01:05:30
19/04/2017

A pedido del FMI, la UIA y el campo, el Central lanza una devaluación encubierta

Sturzenegger anunció una masiva compra de USD 25 mil millones. Se trata de una manera indirecta de buscar una devaluación de la moneda local. Coincide  con las quejas crecientes por el atraso cambiario y fue una sugerencia del Fondo Monetario Internacional.


El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, anunció este martes durante la presentación del Informe de Política Monetaria (IPoM) del primer trimestre de 2017 que la entidad a su cargo comenzará un proceso de acumulación de reservas hasta alcanzar un mínimo de 15% del producto interno bruto (PIB).

Se trata de un marcado cambio retórico respecto del año anterior, cuando la autoridad monetaria restaba importancia al nivel de reservas dado que con el nuevo tipo de cambio de flotación libre, el Banco Central no necesitaría reservas internacionales con las que respaldar el tipo de cambio. 

Se trata de una manera indirecta de buscar una devaluación de la moneda local y coincide  con las quejas crecientes por el atraso cambiario que van desde las furibundas de la UIA y hasta las más recientes de actores importantes del campo como Gustavo Grobocopatel.

"A partir deahora vamos a buscar ese 15% de reservas/PIB del promedio de la región", aseguró Sturzenegger. Esto implica comprar al menos 26.000 millones de dólares.

"A partir de este momento -sin una fecha particular y sin ponernos un cronograma- vamos a buscar ese 15% de reservas/PIB del promedio de la región", aseguró el presidente de la institución.

Esta "corrección" de la política del Banco Central fue además una de las sugerencias del Artículo IV del Fondo Monetario Internacional para que el Gobierno pudiera mejorar su calificación como emisor de deuda externa y entrar en el segmento A. Las calificadoras de deuda en sus últimos comunicados mejoraron la perspectiva de la calificación, pero hasta ahora han mantenido al país en el segmento B, es decir con riesgo de incumplimiento.

Sturzenegger buscó desalentar a los especuladores y aclaró que no será "una política que comenzará en el corto plazo" y comentó que desde abril del año pasado el Banco Central viene adquiriendo un promedio de 1.450 millones de dólares mensuales, por lo que las reservas internacionales pasaron de representar el 3,6% del PIB al 7,4% actual -incluso con la baja de 4.000 millones por el pago ayer del Bonar X-.

El funcionario adelantó que esta política de compra de activos se acelerará en los próximos meses, pero que no necesariamente se completará en 2017. Aunque no precisó datos, con un nivel de reservas de casi el 10% del PIB, para llevarlo al 15%, el Banco Central deberá adquirir al menos 26.000 millones de dólares en los próximos meses.

"Argentina ha ido consolidando sus reservas y ahora nos proponemos un objetivo que es mucho más ambicioso, que es tener el nivel de reservas acorde a las economías con investment grade de la región", aseguró Sturzenegger y señaló en una filmina que ningún país de América Latina tiene reservas internacionales por menos del 15% de su PIB: Chile y Colombia (15% y 16%, respectivamente) son los países con menor cantidad de activos de reserva.

En este sentido, el banquero central adelantó que seguirá creciendo el balance del Banco Central por el lado de los activos y llevó tranquilidad respecto del crecimiento de los pasivos del organismo, principalmente por el volumen de obligaciones en Lebacs y pases que enfrenta la institución. Es que la compra de esos dólares implica la inyección de pesos al mercado que presionan sobre la economía y luego debe volver a aspirar mediante nuevas emisiones de Letras.

Sturzenegger se cuidó de aclarar que la masiva compra de dólares no tiene como objetivo calibrar el tipo de cambio, pero reconoció que podría tener cierta influencia en la cotización de la divisa. 

Días atrás, un funcionario del Gobierno había afirmado a LPO que la única forma políticamente viable que veían de corregir el atraso cambiario que complica la competitividad de la industria y las economías regionales era que el Banco Central comenzara a comprar una masiva cantidad de dólares, que vienen ingresando fuerte al país por la toma de deuda pública.

Esto cambia los pronósticos del mercado que no contaban con esta demanda adicional de dólares en la plaza local para el resto del año. Con el actual precio de la divisa no se esperaba que los agroexportadores liquidaran la cosecha en su totalidad entre abril y junio, por lo que no se anticipaba que la cotización pronunciara su baja. 

Pero no significa que esto vaya a implicar un salto en el tipo de cambio en los próximos días. De hecho, la compra de los 4.300 millones de dólares en los primeros meses de este año no evitó que el tipo de cambio cayera a la zona de $15,50.

La certeza es que a partir de ahora el Banco Central tendrá vía libre para subirle el piso a la cotización de la divisa.

 

 

Fuente: LPO

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

+ NOTICIAS