Miércoles, 13 de Diciembre de 2017 | 21:34:48
18/09/2017

Confirman que había agroquímicos en el cuerpo de la nena que murió tras comer una mandarina

La autopsia de la menor detectó restos de 'Furadán', un pesticida altamente tóxico. Los países europeos prohibieron su uso en 2008 y en Argentina se usa en los cultivos de soja, arroz y maíz, entre otros.

 

El fiscal de Instrucción de la ciudad correntina de Saladas, Osvaldo Ojeda, afirmó este lunes que había restos de Furadán en el cuerpo de la niña de 12 años que murió el 9 de septiembre último tras comer una mandarina que encontró tirada en la puerta de una quinta.

La pequeña, oriunda de la localidad de Mburucuyá, estaba con su sobrino de 11 años, quien también se descompuso y luego se recuperó en el hospital de Saladas.

"Hasta el momento no hay imputados en la causa", apuntó Ojeda, quien agregó que "ya se realizaron allanamientos y se tomaron declaraciones a los empleados del campo", aunque "aún no declaró el propietario porque está de viaje en el exterior".

“Realizamos allanamientos en el predio donde supuestamente la nena encontró la mandarina, que pela e ingiere junto a su sobrino. Él vomita y queda resentido, pero la niña consumió una cantidad fatal”, detalló. Señaló además que “se secuestró un canasto donde había entre 12 y 15 mandarinas, y todas fueron enviadas al laboratorio de la Policía, del INTA y del cuerpo médico forense del Poder Judicial, por lo que estamos a la espera de los resultados de los estudios”, indicó.

 

Te puede interesar también: "Ruralistas presionan a la Justicia para que no falle en contra de los agrotóxicos"

 

Furadán es el nombre comercial del pesticida Carbofuran. Desde diciembre de 2008 los países europeos retiraron del mercado todos los productos que contengan este plaguicida altamente tóxico, que ha provocado muertes e intoxicaciones agudas de personas y animales en todo el mundo. En Estados Unidos está en vías de prohibición total. En Argentina es utilizado como insecticida y se aplica los cultivos de soja, arroz, maíz, trigo, papas, girasol, frutas (melón, uvas) y hortalizas, entre muchos otros.

El Furadán tiene una vida media en suelos de 60 días y en humanos se puede absorber por inhalación, ingestión, por la piel y a través de los ojos.

En EEUU, la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) destaca el "peligro de intoxicación aguda que presenta este plaguicida a las personas expuestas a su acción".

En mayo de este año trascendió un informe realizado por el Senasa en el que se indicaba que el 60 por ciento de las frutas y verduras que se venden en el Mercado Central tienen restos de agroquímicos. El nivel aumenta drásticamente en los cítricos, como la mandarina, donde se encontró un 90 por ciento. El dato resulta ahora revelador. 

Las estadísticas se desprendían de relevamientos hechos por el organismo de control durante 2011 y 2013, pero fueron publicados tras un pedido de información y un amparo de la ONG Naturaleza de Derechos. 

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

+ NOTICIAS