Lunes, 10 de Mayo de 2021 | 01:31:51
23/04/2021

Con aval del intendente, en Crespo proponen que el barbijo no sea obligatorio en la escuela

Sin ningún respaldo científico y en el peor momento de la pandemia, un grupo de padres y ciudadanos “autoconvocados” le pidieron al Concejo Deliberante, después de reunirse con el intendente Darío Schneider, que declaren aunque sea “por resolución”, que el uso de barbijo no sea obligatorio en las escuelas. 

 

Desde que comenzó la pandemia, los discursos en contra de las medidas sanitarias de prevención han buscado permanentemente horadar el consenso generado sobre la estrategia sanitaria nacional y provincial, profundizar el malestar social propio de una crisis sin precedentes en el mundo, y lo más peligroso, inducir a error a la población.

Alentar opiniones contradictorias sobre temas en los que hay sobrada evidencia científica, o en los que –por el contrario- la ciencia mundial no ha podido aún arrojar certezas, como poner en duda el uso de barbijo para “disminuir” el riesgo de contagio hacia los otros (a la par del distanciamiento social, lavado frecuente de manos, ventilación de ambientes), es una muestra más de esa conducta y por sobre todo, una enorme irresponsabilidad política en el actual estado de ALTO RIESGO EPIDEMIOLÓGICO Y SANITARIO que atraviesa Entre Ríos.

En el peor momento de la pandemia, y con el respaldo del intendente de Crespo, Darío Schneider, un grupo de padres y ciudadanos “autoconvocados” pidieron al Concejo Deliberante de esa ciudad que declare que el uso de barbijo no sea obligatorio en las escuelas, sino optativo.

En contra de las recomendaciones y normas que emanan de la autoridad sanitaria local y provincial, además exigieron a los concejales “luego de una reunión con Schneider” que “el uso NO obligatorio de barbijo y/o tapaboca” se lleve “a la práctica mediante resolución”.

No conformes con la respuesta del Comité de Emergencia Sanitaria Local (COES) que le dijo que “estarán a lo resuelto por el Ministerio de Salud de la Provincia”, los padres insistieron con que es “de imperiosa necesidad avanzar de alguna forma en este tema”.

También le plantearon al Concejo Deliberante que “soliciten a todos los laboratorios de la ciudad” que incorporen a cada test PCR para detectar la enfermedad, una prueba específica que indique la carga viral del paciente, ya que –contra toda evidencia científica una vez más- afirman que esta prueba de laboratorio que proponen permitiría detectar los “Falsos Positivos”, que como ha explicado hasta el cansancio la comunidad de expertos, NO EXISTEN.

En la nota presentada al Concejo Deliberante, entre otras cosas, expresan: “Asimismo, deberá solicitarse a todos los Laboratorios de esta ciudad, que incorporen a cada resultado de PCR el valor de CT (número de amplificaciones). Esta información es de suma importancia, tal como ha sido demostrado científicamente, ya que cuando mayor sea este valor, mayor será la posibilidad de un resultado Positivo Falso”.

Una burrada.

Los especialistas remarcan que esa información (conocer el valor CT “para dejar de usar barbijo”) NO TIENE ASIDERO CIENTÍFICO.

Hasta ahora, la prueba más confiable y de uso más común para el diagnóstico de COVID-19 ha sido la prueba de RT-PCR realizada con hisopos nasofaríngeos u otras muestras del tracto respiratorio superior, incluida la torunda de la garganta o, más recientemente, la saliva.

En la mayoría de las personas con infección sintomática por COVID-19, el ARN viral en el hisopado nasofaríngeo medido por el umbral del ciclo (CT) se vuelve detectable desde el primer día de los síntomas y alcanza su punto máximo dentro de la primera semana de aparición de los síntomas.

El CT es el número de ciclos de replicación necesarios para producir una señal fluorescente (para detectar el virus); los valores de CT más bajos representan mayor carga de ARN viral.

Por regla general, los laboratorios no proporcionan el valor del CT con el resultado de PCR. Su aplicación clínica aún es incierta, los valores del CT no están estandarizados, y los resultados no serían comparables entre diferentes pruebas.

Hasta el presente, la ciencia ha podido demostrar que cuando se hace una prueba de PCR puede suceder que el resulta sea un FALSO NEGATIVO.

Pero la ciencia ha determinado también  que “NO ES PROBABLE TENER FALSOS POSITIVOS”.

Es por eso que el USO DE BARBIJO ES UNA MEDIDA COMPLEMENTARIA PARA DISMINUIR EL RIESGO DE CONTAGIO.

Porque puede suceder que una persona tenga un PCR negativo y sin embargo sea portador del virus y contagie a otros.

 

Fuente: Noticiauno

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

+ NOTICIAS